30 dic. 2012

Nuevos compañeros

Los Cuervos vamos y venimos, de un extremo al otro del mundo. Cumpliendo con la llamada del deber... del sagrado deber de ver de las monedas repicando en nuestras bolsas. Puede que no seamos los más decentes, ni los más valientes, ni los más justos, pero sí honrados. Nadie podría jamás llamarnos ladrones... a no ser que se nos pague para ello.

Todos nos retiramos de este continente, este lugar que ha sido azotado por la guerra durante demasiado tiempo. Una tierra que está condenada, maldita dicen algunos. Los más superticiosos se alejan con gusto de aquí. Nos marchamos a buscar fortuna donde no haya tanta miseria. Tal vez fuera mejor para nosotros aprovecharnos de esta situación, pero no vemos por qué debieramos empeorar lo que ya está malogrado. El mundo nos recordará por nuestra tenacidad, por nuestro estado nómada, por nuestra lealtad hacia los que son abatidos por la crueldad de otros.
Los Cuervos de la Tempestad levantan de nuevo el vuelo

Oscuridad

Abrí los ojos hacia la total oscuridad. No me refiero a la noche, o al frío, ni siquiera al dolor que se apoderaba de todo mi cuerpo. No... hablo de una oscuridad total donde me he perdido completamente.
Desperté segura de saber quien soy, hasta que me detuve un segundo preguntándome simplemente cuál era mi nombre.

Viajo con Kyle y con Nara, dos hermanos a los que no sé si conocí antaño o realmente acaban de conocerme. Me rescataron, según ellos, de ser vendida como esclava a un hombre sin buenas intenciones.
Tengo miedo de mostrarme, incluso de conocer a alguien que me reconozca y reaccione de manera inesperada. ¿Y si he hecho algo malo? Por mis cicatrices... no parece que fuera mujer de bien.

Lo mejor será desaparecer cuanto antes de este lugar. Buscar los restos de un pasado roto. Dejando atrás una guerra que aún no termino de comprender. Y quizá... hallar en Kaine-Dwin una nueva vida, de la cual puedo crear nuevos recuerdos.

Aún pienso que no soy yo quién se ha olvidado del mundo. Sino que... el mundo, se ha olvidado completamente de mí.

“Lilith”

26 dic. 2012

Mortalidad I: Álbum de fotos

Miraba fotos, recordando un pasado cercano repleto de viajes, domingos en el parque de atracciones acompañados del restaurante al que siempre solíamos ir e incluso, simplemente, un abrazo.
Mi hermano solo tenía diecisiete años, y yo acababa de cumplir los doce.

Estábamos en el salón, él estudiando. Hace poco entró en periodismo, y realmente le entusiasmaba. Yo aún no había terminado el colegio, el año que viene entraría en el instituto y me separaría de mis pocos amigos. Aunque en realidad eso no me preocupaba en absoluto.
Contemplaba con añoranza el álbum de fotos, hojeándolo una y otra vez. Estaba en orden desde antes de mi nacimiento, con ilustraciones de mis padres con mi hermano, en su primer cumpleaños, el parque, sus disfraces... ellos se ven con un aspecto ochentero, propio de la época, y eso me hacía gracia.
Luego las fotos donde aparecía mi madre embarazada de mí, y mi hermano cerca, siempre, acariciando su vientre.
Mis fotos de bebé, mi primer diente, mis primeros pasos, la tarta de chocolate de mi primer cumpleaños seguida de la siguiente foto, donde aparezco con las manos sobre el pastel y toda mi familia llena de chocolate, pero siempre sonriente.

Fue una infancia memorable, llena del amor que todo niño necesita.
Hasta que mis padres aceptaron el trabajo, fuera de Moscú.

En esa ocasión yo tenía solo nueve y mi hermano catorce. Apenas pasaban por casa, y mi hermano se enfadaba porque no sabía muy bien como llevar adelante la situación. Pensaba que era culpa mía, porque no sabía valerme por mí misma, así que aprendí a hacer cosas para ayudarle en casa.
Al menos, las pocas veces que veíamos a nuestros padres, eran agradables. Pero ellos eran diferentes, no parecían felices y evitaban hablar del trabajo y de ellos mismos. Más bien, apenas hablábamos, solo sonreíamos con tristeza de vez en cuando. Parecía como... si estuvieran guardando un secreto que les consumiera las ganas de vivir.

El día que se fueron para siempre estábamos en esa posición, mi hermano estudiando y yo contemplando el álbum de fotos, con el corazón encogido porque el día anterior, mis padres deberían haber venido a vernos, como cada fin de semana.

Alguien llamó a la puerta y, como de costumbre, fue mi hermano a ver quién era, porque nunca se fiaba de quién podría llamar.
Escuché varias palabras sueltas pero que marcaron un antes y un después en mi vida. “Servicios sociales”, “accidente”, “fallecidos”, “menores”, “orfanato”.

Fue la primera vez que vi a mi hermano reaccionar de forma violenta. Él gritaba hacia esas personas que estaban en la puerta y a las que no había dejado pasar, yo asimilaba poco a poco las palabras de estas y empezaba a sollozar cada vez con más fuerza.
Gritaba frases cortas: “Es mi hermana”, “no la separaréis de mí”, “solo me queda una semana”, “por favor”, “tiempo”, “es mi hermana”, “por favor”.

Se refería a que en una semana cumpliría años. Entonces él podría obtener mi tutela y podríamos vivir juntos como hasta ahora.
No parecieron escuchar, un hombre agarró a mi hermano porque este comenzó a sacudir los brazos con violencia, y una mujer vino hacia mí con tranquilidad y me dijo que tenía que ir con ellos, pero que posiblemente en poco tiempo volvería a casa, y que no tuviera miedo.

Aunque en eso último no le hice caso, agarré su mano y nos dirigimos hacia el exterior de la casa. Mi hermano me miraba, herido, con el rostro descompuesto por las lágrimas y el dolor. Y yo... me dejé llevar a sabiendas de que, pronto, él vendría a por mí.

Esa fue la primera vez que fallé a mi hermano.
Cuando regresamos a casa juntos, me hizo prometer que jamás lo abandonaría.
Y por eso... por la promesa rota, sé que nuevamente le he fallado, y al igual que pudimos recuperarnos de la primera vez que ocurrió, ahora podemos hacerlo de nuevo.

Intentaré ayudarle, evitando para empezar que lo encierren en un lugar donde no pueda ver la luz hasta que crean que ya lo han atiborrado lo suficientemente de calmantes.
Estoy segura de que... con un poco de paciencia y ayuda psicológica, pronto volverá a ser de nuevo el que era antes, el mismo Kai que sonreía con inocencia en nuestro álbum de fotos.

19 dic. 2012

Esperanza

Todo se ha deshecho en solo unas horas.
No puedo evitar pensar que... al fin y al cabo, es culpa mía. Yo he iniciado toda la discusión, yo he sido más que nadie y he decidido por mi cuenta algo que debería haber pensado más concienzudamente.
Creí que Kai entraría en razón, por una vez. Siempre tan protector, tan irascible, con tanta atención sobre mí. Pensé que era lo normal entre hermanos. Lo es, solo que... su preocupación es demasiado inmensa como para que su cabeza piense con claridad.

¿Realmente me hubiera ido de casa? Mi hogar, donde tantas cosas he vivido, con mi hermano. Quien me agobiaba, estableciendo límites normales y otros muchos demasiado excesivos.

Ahora que he escapado, porque no tenía otro remedio, me pregunto si él me perdonará. Pero no tenía otra opción. Era eso o dejar el tiempo correr encerrada en mi dormitorio, sin ningún contacto con el exterior.
Apenas pude escuchar los gritos que soltaba detrás de la puerta, mientras bajaba por las escaleras de incendios. Y la voz de Elijah, continuado por un golpe seco.
Entonces lo supe...  mi hermano necesita ayuda.

Aquí estoy ahora, en la casa de Martin, tras haber declarado lo sucedido a la policía y negado establecer una denuncia. Y más aún la protección en un centro de mujeres maltratadas o el establecimiento de una ley de alejamiento. ¡Demonios, no estoy siendo maltratada!

Es solo que... su amor es tan grande que no es capaz de medir hasta donde puede llegar.
Solo espero recuperar algún día nuestras vidas, y poder regresar a casa para ser nuevamente una familia.
Mi pequeña familia.

8 dic. 2012

Diferentes

Aquí estoy, nuevamente en Moscú.
Las cosas han cambiado mucho en los últimos días, y la verdad no sé si ha sido la decisión adecuada.
He vivido nuevas experiencias que han concluido con el mismo final que aquella vez en la moto, con Andrea y sus colmillos afilados. Y eso sí lo tengo claro, me ha encantado.
Ella y yo hemos compartido algo, y ahora he encontrado la diferencia entre placer y amor. Pensaba que estaban unidos por el mismo gancho, pero se ha abierto en dos y me ha demostrado que una cosa puede ocurrir sin la otra.

Ahora... de alguna manera lo hemos entrelazado. Lo hemos dejado en una relación abierta, pero... ¿ella realmente desea eso?
Yo no quiero compromisos de ningún tipo, al menos no todavía. Aún no conozco la sensación de estar enamorada, y me pregunto si con ella la encontraré. Y si no lo hago, puede que todo se deshaga, aunque ella me haya prometido que nada cambiará.
Lo único más cercano al amor ha sido fascinación, y no ha sido por Andrea, ni tampoco perdura hoy en día después de tanto tiempo alejado.

Entonces... ¿realmente ha sido una buena decisión?
¿O... placer y amor irán siempre separados en mi camino?

26 nov. 2012

Fantasmas del pasado

Demasiadas veces en un mismo día. Todo se mezcla; el dolor insoportable de cabeza, la tensión ante la posibilidad de perder el trabajo, el encuentro de mi hermano y su actitud y ahora... Evan.

Ahí está, esperándome en la escalera en frente de mi propia casa. No quiero que vea a mi hermano, ni que ninguno me relacione con el otro.

-¿Qué quieres?-Pregunto secamente.

-Ya te lo dije, pedirte disculpas.-Añade sin más.

"¿Disculpas? Oh, Evan, no tienes ni idea del daño que me has hecho en todos los sentidos. Sin duda nos sabes nada de las consecuencias de esa época ni por qué desaparecí de tu vida y me mantuve alejada de todos durante tantos meses."

-No me interesan y no las acepto.

-He cambiado.-"¿Y?" Me pregunto. El dolor ya está hecho, imbécil.

-Sí... claro.

-Es cierto..

-Ya no soy la misma, no vas a mangonearme, Evan.

-Si tú has cambiado... ¿por qué yo no?- "Porque aunque lo hayas hecho no me importa lo más mínimo. Aún así, como siempre, solo hablas de ti mismo."

-Además me salvaste.

-No fue por ti.-"Fue sin querer"

-¿Te arrepientes?-Pregunta, incrédulo.

-Sí.-Miento. Por muy poco que me importe no puedo arrepentirme de salvar a alguien, pero intento hacerme la dura.

-No hace falta que te hagas la dura conmigo.-"Mierda, ¿por qué adivina mis pensamientos?"

-Ya te he dicho que he cambiado.-Vuelvo a mentir y esta vez mi voz tiembla al mismo tiempo que mis manos, pero él parece no darse cuenta. No puedo evitarlo... este hombre continúa causándome terror, despertando todas mis inseguridades y volviéndolas en mi contra. Aunque están presente cada día, ahora son más intensas. "Por favor, que se vaya ya..."
-Vete.-Consigo decir casi en tono de súplica.

Finalmente se va, y de nuevo mis hombros se destensan levemente. Los fantasmas del pasado nunca me abandonan, y tengo demasiado miedo de que mis más profundos secretos salgan a la luz.
Por eso nadie me conoce. Por eso nadie me conocerá.
Nunca.

25 nov. 2012

Humo en la ciudad blanca

Aquí, en Uppsala, las cosas han cambiado desde la última vez.
Viajé para solucionar el asunto de la catedral, luchando contra una criatura monstruosa a la que finalmente pude derrotar con la ayuda de Falk... que ahora yace en coma.
Maldita sea, y la cosa no queda en eso.
Son demasiados sucesos en tan poco tiempo.

Esa vez en la cual sentí todo tipo de sensaciones. Esa vez... cuando mis sentidos estaban nublados por el exceso de alcohol y experimenté el tacto de mi primer beso. Con Andrea.
Y una vez liberada mi nube, pude corresponder libremente, pensando que no volvería a verla en mucho tiempo y esperando que ella viniera algún día a buscarme.

Pero... ¿por qué?
Es solo un murmullo el que me dice “déjate llevar”, pero el resto de mi ser me advierte las consecuencias de todo esto. Y en tan poco tiempo no he podido alcanzar más que un sentimiento leve.

Ahora he vuelto a Uppsala, y las cosas no van nada bien. Ella me dijo que tenía que ir a Estocolmo, donde comenzaron una serie de catástrofes que se mudaron después a su vez en la pequeña ciudad blanca a la que fui.
Y no contestaba. Nadie sabía donde estaba ella.
Ya no aguanté más y tuve que partir en busca de un rastro, una respuesta.

Aquí está ahora, herida, pero a salvo a mi lado. Han habido más besos fugaces, y mi cuerpo por fin ha conseguido relajarse después de toda la tensión acumulada en estos días.
He logrado traerla de vuelta, protegerla de aquello que amenaza ahí fuera. Aquello a lo que tarde o temprano me tendré que enfrentar.

Y luego... ¿qué hago con toda esta incertidumbre que llevo dentro? ¿qué significa para mí todo lo ocurrido? ¿y Andrea?

Las respuestas no están por ninguna parte, y de momento... tengo que centrarme en todo el humo que cubre la ciudad de Uppsala.

11 nov. 2012

Comprender el final


Habíamos llegado a la ciudad con todas las esperanzas, con el corazón lleno de la emoción que se nos había privado durante tanto tiempo. Una ciudad que nos había sido arrebatada, pero nosotros tendríamos el gran honor de recuperar en lugar de todos ellos. Victorias y gloria, banquetes de sangre, reconocimiento y poder. Todas esas eran las recompensas que nos esperaban

Pero el tiempo había pasado y nuestros éxitos escaseaban. Uno de los nuestros muerto, mi mano derecha capturada por su imprudencia, otro intenta escapar a cada noche. Y el que resta, no permanece en nuestro mundo, contemplando cosas que solo él puede ver.

Estoy sola. Y asustada como la primera noche, que abrí los ojos a mi no-vida. ¿He fracasado? ¿Nos enviaron para ello? Inmolarse como causa final sería lo más acertado, tal vez. Pero no he llegado tan lejos para sacrificarme ahora en una causa suicida.

Ahora, paseando por las calles, intentando pasar desapercibida. Con la inseguridad en mi corazón, al borde del frenesí que podría suponer mi muerte. Hablando para mí misma, intentando encontrar seguridad. No puedo abandonar la ciudad, no puedo volver con los míos.

Estoy perdida

- Me encontraréis, pero el final de mi historia todavía está por escribir

4 nov. 2012

Arriba, en Vaderkvansgatan

Que complicado es a veces adentrarse en una aventura que exige tanto, pero estar encadenado a otro lugar del que en realidad desearías estar. Esta noche hace más frío que de costumbre aquí, en las azoteas de Vaderkvansgatan, con la pequeña multitud de juerguistas que acampan abajo. En este rincón estoy, bueno, estamos, olvidados por todos. Escucho a Dragan que se acerca y después veo como se sienta a mi lado.

- ¿Sigues sin querer ayuda?
- ... ¿Permites que te ayuden los demás?

El se calla y logra aguantar una risa que casi parece un rugido.

- Deberías tener cuidado con esos dos con los que andas ahora. Vera dice que podrían ser peligrosos
- Vera ve peligro donde no lo hay, y también a la inversa. Tiene a los lobos en su propia casa...
- No lo digas muy alto
- Ya, ya lo sé...

Nadie sabe nada acerca de ellos. Han venido a solucionar un problema, y parecen muy solícitos. Pero no dejan de ser diferentes a nosotros, y eso sirve para verlos como amenaza. Una amenaza que no tiene por qué afectarme. No saben nada, nadie sabe nada. Estoy haciendo bien mi trabajo y nadie tiene por qué indagar. Este miedo no me deja pensar.

Dragan me toma el hombro en un apretón y después se marcha. Un perro viejo con incluso más miedo que yo. Pero se sienta en silencio, y eso no es malo. Ojalá pudiera volver atrás

3 nov. 2012

Experiencias

Empiezo a experimentar sentimientos y sensaciones que tan solo recordaba y que aún no había vivido personalmente.
El miedo, que produce un escalofrío por toda la espalda, seca la garganta, provoca la sensación de perder la sangre del rostro hasta dejarlo pálido para sentir el hinchazón de adrenalina en el resto del cuerpo, quizá para una posible reacción primaria basada en la supervivencia.

El placer, caracterizado por su capacidad de dejar sin habla, de estremecer todo el cuerpo y erizar el vello que lo rodea, hasta sentir que necesitas por todos los medios gritar para desfogar todo el calor que se concentra en un mismo punto, y sobre todo el morbo de saber que no es posible expulsarlo porque, de alguna forma, no estás en el lugar apropiado.

Los celos, si es que realmente se podría etiquetar de tal manera. O más bien la decepción al pensar que una persona podría haber sido la indicada, pero en realidad ha decidido desviar la mirada hacia otro objetivo para saciar su verdadero propósito. Aunque en realidad no debería molestarme, ya que en su momento quedó clara mi negativa.

El dolor, auténtico dolor que es capaz de dejarte inconsciente para dejar de sentir. El corazón oprimido hasta notar una última punzada que aturde, hasta el punto de olvidar quién eres para centrarte únicamente en esa sensación.

Y ahora que continuamos con nuestro objetivo, siento aún más curiosidad por saber que más puedo sentir. Incluso tal vez olvidar ese esquema de perfección en una persona, porque es obvio que... si ni siquiera los demonios son perfectos, los humanos tampoco pueden serlo.
Andrea me ha descubierto nuevas formas de sentir, algunas sensaciones desagradables y otra en especial... irrepetible. Y Falk, bueno... él me ha demostrado que si piensas que algo va a hacerte daño, lo mejor es esquivarlo.
Pero... ¿qué diversión puedo encontrar si evado todo aquello que pienso que va a dolerme? ¿qué experiencias y sentimientos me pierdo? ¿o es que la curiosidad solo está incrustada en unos pocos humanos?

Comprender y conocer... ¿para qué si no vivir?

1 nov. 2012

Misterio

Hace muchos años que no viajo. Bueno, aunque en realidad se podría decir que nunca lo he hecho.
Me da mucha curiosidad ver como viven los humanos en diferentes lugares, como puede llegar a influir el tiempo o la cultura en ellos. Pero no, esto no será un viaje por placer.
Mi hermano tiene que cubrir una noticia de la cual no debe descubrir nada, y de eso me encargaré yo. Al mismo tiempo que a descubrir quién comete todos esos asesinatos.
Cada vez tengo más pistas, pero nada nuevo de lo que pueden saber los cargos más importantes de Uppsala.
He conocido a la Príncipe de los vampiros, parece demasiado buena, eso puede ser una desventaja para ella, pero a mí me ha parecido bastante agradable.

Ahora me siento frustrada. No puedo llegar a invocar a los espíritus que se lamentan en cada rincón de esa catedral tan... extravagante. Me pregunto si mañana podré entrar en ella, y hasta dónde podré llegar en este asunto.
Tampoco comprendo del todo bien las intenciones de Falk. Desde luego no entraré sola a ese lugar sin que él esté al menos alerta en el exterior. Sin embargo... no comprendo del todo cómo es posible que algo como eso cambie de la mañana a la tarde.
Pero en fin... si es cierto que ya se le ha pasado, será menos incómodo para él.

Ahora debemos centrarnos en encontrar la verdad, o en al menos... una pequeña brizna de ella desde la cual podamos sostener una posible realidad.

La leyenda de la catedral

Dicen que allí se encuentran muchas ánimas perdidas. Incapaces de encontrarse entre ellas o a sí mismas. Creo que algunas de ellas ni siquiera saben que ya no están en este mundo. Sentirse en ese estado extraño, atado dolorosamente a un mundo al que ya no perteneces. La peor tortura que puedo imaginar.
Y la piedra negra es toda la sangre, vieja y seca, que se ha vertido sobre la catedral. La oscuridad que mana de ella. Así es su maldad.

Que los seres que quisieron desvelar sus secretos ahora son sus habitantes, como en una ciudad perdida, un laberinto del que no se conoce salida. Nadie que lo intentase ha regresado. Y para aliviar su soledad, atrapan a los nuevos incautos.
Y que las víctimas que ahora allí se encuentran ahora son los infelices que han pagado por la soledad de los que allí habitan. Se han dado cuenta por fin que nada aliviara su desdicha, y por eso los torturan. Se alimentan de los sentimientos que se creen que habitan en el corazón. Pero, insatisfechos, siguen buscando.

31 oct. 2012

Unos tanto, otros tan poco

La visita para ser presentada ante el Tirano ha sido completamente diferente a como lo esperaba. Aún no me ha quedado del todo claro la jerarquía en este nuevo mundo... una jerarquía que más bien me parece conveniente para unos pocos y molesta para otros muchos.
El Tirano no es la entidad más importante, los dragones, inquisidores o como quieran llamarse son incluso peor. Espero no toparme nunca con alguno que quiera algo de mí.
He conocido a Falk, el hombre que vino a informarme de lo que debía hacer, y ya hemos cumplido nuestra primera misión juntos. Aunque no será permanente.
Martin, un humano normal y corriente, es uno de los cargos más importantes del Ministerio del Polvo, lo cual me sorprende y me hace preguntarme hasta donde llega la ambición de los humanos como para conseguir gobernar a algunos demonios.

Y el Tirano es... un hombre aparentemente débil. Aparentemente, he dicho. Tampoco quiero comprobar si es cierto o no. Por lo menos he conseguido cumplir mi primer objetivo, ahora no sé si me destinarán a alguno de los Ministerios o simplemente me harán demostrar de nuevo mis habilidades.

Aunque he estado asustada durante el tiroteo, admito que ha sido emocionante, sobre todo nuestra huida del edificio.
Sigo esperando, mientras poco a poco me adapto más a mi vida mortal, manteniendo la mayor parte de lo que siempre ha sido y seguirá siendo Dasha.

22 oct. 2012

De camino a una cita sin concertar

Una misión, un nuevo encuentro. Todo sea por el Ministerio... No, qué cosas digo. Todo sea porque me dejen en paz esos inútiles que están arriba, por encima de mí. Porque este trabajo es un martirio. Nada comparado con lo que todos hemos pasado allá abajo. De veras, era más fácil cuando todos estabamos en las aguas del Limbo, sin saber qué era arriba o abajo, sin saber quien gobernaba o quien luchaba. En serio.
Espero que al menos la muchacha colabore, o de lo contrario habrá que actuar. Porque los hay quienes llegan con recuerdos muy vívidos de quienes fueron antaño. Pero amigo, aquí la historia es muy diferente. En el final del cuento, nosotros lo perdimos todo.

Vínculos

Poco a poco comienzo a acostumbrarme a todo esto.
Las nuevas sensaciones, emociones... y esa oleada de recuerdos felices por un lado y tristes por otro. Pero tan solo de mi nueva vida como Dasha.
Lo que más me intriga es mi relación con Kai, mi ahora hermano. Es extraño, es... una relación basada en nuestro mutuo dolor por lo ocurrido y sobre todo, el amor. Aún no puedo creer que pueda sentir tanto aprecio por un humano, y que este me corresponda.

Al fin conseguí mi primer pacto, al menos podré sobrevivir con él. Incluso se alojará en mi domicilio, claro está que vigilado. Elijah de momento no parece ser ninguna amenaza, incluso es agradable.

Y mi última visita...
Me suponía que las cosas no serían tan fáciles. Esta noche conoceré al Tirano de la ciudad, a aquel que decidirá si soy útil, o si soy un estorbo o amenaza. Aunque pienso mostrarme lo más receptiva posible no pienso permitir que me obliguen a hacer algo en contra de mi propia moral.
Por lo demás... no creo que existan problemas. O eso espero.

19 oct. 2012

Vida

Todo es confusión.
Estoy en un lugar oscuro del que llega algo de luz. Pero al mismo tiempo no estoy. Es extraño, es... como si no sintiera mi propio ser. Luz, oscuridad. Calor, frío.
Poco a poco comienzo a percibir mejor lo que me rodea. Personas no muy claras, que dicen mi nombre, ¿pero es de verdad mi nombre? Aún no lo asimilo.
Empiezo a notar como lo que antes no existía se extiende más y más. La herida abierta, sangrando, y una gran punzada de dolor. La vida se me escapa, lo presiento.

Calor y luz emanan de mi interior. Como un torrente de energía que fluye, aliviando mi calvario, para cerrar la herida de mi costado y evitar la huida de la vida que acabo de nombrar mía.

Todo parece calmarse, aquellos que decían mi nombre luchan por mantener el calor de mi cuerpo. Ya está, se acabó vagar sin rumbo por el Abismo.
Ahora me aferro a la vida, y esta me cubre con su cálido manto mientras yo me sumo en la oscuridad, a esperas de regresar al fin a la luz de un nuevo día.

18 oct. 2012

Un nuevo huésped

Mi nombre es Dasha, o más bien, era. Nací en Moscú, al norte, en una familia más bien modesta pero a la que nunca le faltó de nada.
Mis padres siempre se dedicaron a mí y a mi hermano en cuerpo y alma. Nos cuidaban, nos llevaban de viaje, desde a otras ciudades de Rusia, hasta a países como Francia o Italia. Sólo nos dio tiempo a eso, porque pronto nos separamos.
Mi hermano y yo nos hemos querido mucho, a pesar de que de vez en cuando nos hemos provocado mutuamente para molestarnos, pero eso lo hacen todos los hermanos, ¿no?
No he mencionado que él era más mayor que yo, concretamente ocho años.

El intervalo justo para evitar más catástrofes.

Mis padres trabajaban juntos. Se dedicaban a la investigación, al hallazgo de nuevos inventos para mejorar la calidad de vida y hacerla más fácil.
Aquel día fatídico las cosas se tornaron, y uno de los experimentos salió mal. Tan mal que... provocó que casi medio edificio saltara por los aires, incluyendo a las personas más cercanas, entre ellas... mis padres.

Mi hermano y yo nos quedamos solos, y ambos nos refugiamos en el otro. Yo apenas tenía diez años, y mi hermano estaba a una semana de cumplir los dieciocho, por lo que las cosas salieron peor aún. Los servicios sociales querían llevarme, y en esa semana tensa y cargada de dolor, conseguimos que mi hermano se hiciera cargo de mí en términos legales.
Si nos hubieran separado, ambos habríamos perdido la cabeza.

Kai, que así se llama, es actualmente un hombre atento, un poco asustadizo a la hora de cuidarme y en gran parte, sobreprotector. Pero dentro de nuestro drama familiar, no lo veo fuera de lugar. Incluso yo misma era protectora.

Yo, a partir de los diez años, me fui convertiendo en una muchacha tímida y reservada, asustada del mundo que me rodeaba. Siempre me ha encantado todo tipo de arte, por ello empecé a estudiar piano y violonchelo, y por fin ya conseguí entrar en la carrera que tanto anhelaba. La de música, claro está.

Como mi hermano terminó pronto de estudiar para trabajar y mantenernos a ambos, yo misma encontré trabajo en un pequeño restaurante, pero bastante lujoso, donde podía deleitar a los comensales con mi gran piano de cola. No pagaban mucho, pero cualquier aportación era buena, y mientras no descuidara mis estudios, a mi hermano le parecía bien.

Y... ocurrió.
Finalmente llegó mi momento.
Hace una semana, mientras salía con paso ligero del trabajo, como de costumbre, me descuidé. Decidí cambiar mi ruta, ya que era más tarde de lo habitual y mi hermano me estaba esperando. El problema era que... ese camino estaba oscuro, y ya era bien entrada la noche, por lo que se veía aún menos.
Comencé a escuchar pasos tras de mí, cada vez más cerca, hasta que me puse histérica y comencé a correr. Y esa persona también lo hizo. Pero era más rápida que yo, por lo que logró alcanzarme, justo antes de salir del callejón.
Era un hombre mal vestido, con un aspecto andrajoso que indicaba una adicción a algún tipo de droga. Me apuntó con una pistola.
Me pidió que le diera todo el dinero que llevaba encima, el móvil y todo lo que tuviera valor, cosa que hice sin dudar. Temblando de miedo se lo entregué todo, pero a él no le pareció suficiente por lo que me gritó que se lo diera todo.
Llorando le juré que no llevaba más, y que me dejara marchar. Para demostrárselo metí la mano en el bolsillo. Ese error provocó que mi atracador se pusiera aún más nervioso y apretara el gatillo en acto reflejo.

Sentí una gran corriente de dolor por todo el cuerpo, no solo donde me había disparado. La sangre emanaba con violencia de mí, y apenas pude tapar la herida, porque ya estaba en el suelo cuando me di cuenta.
Lo demás... fueron solo momentos dispersos.
Un atracador escapándose. El sonido de unas sirenas. Alguien acercándose y cogiéndome, gritando que había perdido demasiada sangre. Luz, oscuridad. Descargas y más dolor. Luego... nada.

Había muerto. Pero antes de hacerlo completamente, algo llegó para ocupar el sitio que mi alma había dejado vacío.

Y yo... me marché para no volver jamás.
Ni siquiera el olvido se apiadará de mí.

Ahora que mi cuerpo es tan solo una carcasa para un huésped hostil, no me queda otra solución que procurar descansar en paz.

31 ago. 2012

Pensamientos que salen a la luz

De nuevo en casa, a mi pesar. Ethan permanece en el desierto, pagando las consecuencias de su poder. Casi habría conseguido que me lo entregara a mí.
Y ahora resulta... que no puede hacerlo.

¿De qué sirve estar un demonio si este no es capaz de pasarte nada de su poder?
Al menos mi corazón no cambia, no depende de ese detalle. Pero sí, estoy decepcionada. Ya no sé de que otras formas puedo lograr lo que tanto anhelo.

Seguro que otros demonios podrían, aunque dudo que me lo proporcionaran.
Tampoco sé nada del espíritu de mi espada, el único que podría haberme dado algo. Incluso Sol no puede darmelo, ese nuevo poder que le pedí antes de que ocurriera todo esto.

Todo el mundo lo consigue. Excepto yo.

[Nuevo diario XXIV]

20 ago. 2012

Mi vida

Habían pasado diez u once meses desde que me fui de casa.
Gracias a Anya había logrado mantenerme oculta de mi familia y sobre todo, de Evan. Ella era mi compañera, también trabajaba para él, sólo que a ella no le importaba estar donde estaba. Y además era una gran amiga que me apoyó y animó durante todos esos meses.
Aunque en realidad era complicado levantar cabeza.
Me vi sola, en aquella habitación tan pequeña, rodeada de paredes sin ninguna ventana que me enseñara el exterior. Y además ese pequeño detalle que se movía en mis brazos, cálido y frágil.
Yuri, lo llamé. Pero sabía que pronto ese nombre cambiaría si en un futuro a alguien no le gustaba.
Era rubio, como yo. Y más adelante pude ver que sus ojos eran verdes. Quizá como su padre, sin embargo nunca lo supe.

Aún estaba indecisa, en el fondo no quería entragarlo. Pero a mi lado no tenía ningún futuro, y ya éramos demasiados sufriendo en este mundo. Él no merecía sufrir también.
Anya me ayudó a tomar la decisión definitiva y a llevar a cabo los trámites necesarios.

Pude ver a la nueva familia, una mujer amable, llamada Ilona, bastante guapa en realidad, que sostenía a mi niño con gran ternura. Y él, Andrei, bueno... no me parecía la clase de hombre que hiciera daño a los suyos. También se encariñó de Yuri.
A pesar de mi miedo logré mantener una conversación con ellos. Por alguna circunstancia de la vida, a ellos les gustó el nombre que le puse. Y además me ofrecieron la idea de verlo cuando quisiera, cosa que rechacé.
Al menos... decidieron mantenerme informada de la situación de Yuri, e incluso prometieron mandarme fotos. Sabía que me dolería, pero ellos insistieron tanto que acepté.

Es extraño... a día de hoy, aún no he recibido ninguna noticia.

17 ago. 2012

De nuevo, llega el poder

Ahora está dormida. Agotada tras el viaje.
Un viaje con el que todavía sueña, tiene pesadillas. Gimotea y se retuerce en sueños, acosada por monstruos invisibles que creyó ver mientras caminaba en la penumbra del mundo. Todo para encontrarnos con nuestros hermanos perdidos del sol oscuro, que ahora somos sombras que vagan por el mundo.

Pero nos reuniremos para ganar de nuevo el favor de las fuerzas de la oscuridad. Y ella será la clave.
Después de jugar con fuego, es hora de pagar el precio por la fama, la fortuna, el poder.
Huyendo de los deudores a los que durante tanto tiempo ha hecho esperar, nosotros acabaremos con la espera.

Y por entregarsela viva y sensible al dolor que ha de sufrir, recuperaremos parte de nuestro poder. Para volver así a empezar, para poder sembrar de nuevo el terror que inspira el escuchar nuestro nombre

Desaparición y miedo

Casi podemos tocar el miedo que hay a nuestro alrededor. El Emperador fue atacado queriendo entrar en nuestra ciudad, por un ejercito veloz y casi invisible a nuestros ojos. No sabemos que ha sido de él, ni quien dirigía el ataque.
Ethan quiso aventurarse a averiguar que ocurría, pero solo trajo malas noticias: Kyra había desaparecido, no muerto, desaparecido. No se habían llevado los cadáveres en el camino, ella no tenía por qué ser una excepción.

Después, llegaron los mensajes. Conquista. Guerra. Cambio. A duras penas había podido contener a Ethan a mi lado, en el castillo, pues estaban empezarlo a sitiarlo, sin dejarnos escapatoria. Un combate abierto nos declararía hostiles, y el probablemente acabaría derrotado.

Nos llegaban noticias del exterior. Días que se hacían eternos. Escuchamos como nos advertían que nuestros compatriotas se acercaban, a pedir explicaciones. Eramos el objetivo, la amenaza, el punto de fractura en el que dejaban de recibirse noticias del hombre más poderoso de nuestra tierra.

Azotados por amigos y enemigos, y los días que están por llegar parecen cada vez más oscuros

16 ago. 2012

El nuevo futuro

El mundo se consume en la corrupción y la desesperanza. Aquellos líderes que tanto idolatran no son capaces de ver más allá de los muros de sus fortalezas. Pero esa era de oscuridad que cunde en el mundo civilizado está muy cerca, cada vez más cerca de su fin.
Desde las arenas, llega el misterio, el miedo y el cambio.

La sangre azul será derramada.
Un nuevo orden será instaurado.

Tras la muerte del emperador, después de haber sido castigado por su ignorancia y por su dejadez en el gobierno, comenzará la conquista que dará lugar a un nuevo mundo. El espíritu del desierto llegará al último rincón del mundo, y el sol que baña la tierra próspera no dejará rincón sin ocupar.
Los pueblos que deseen, no rendirse ante la inminente ocupación, sino unirse a un futuro de luz, en el que la prosperidad es una promesa que no tiene límites, es bienvenido.

Quien no se uniría por el bien de todos.
Es hora de abrir los ojos a aquellos muchos que sufren y temen por el desconocimiento de unos pocos

15 ago. 2012

Tierra exótica

Por fin he logrado hacerme con un poco de pergamino, para variar. Sin mi diario muchos de mis pensamientos se quedan reprimidos, y en este pedazo de mí quiero compartir mis experiencias vividas en estos últimos días.

Sólo quería defender al Emperador, para conseguir algo de su favor. Nunca imaginé que por un paseo al bosque me vería de pronto en pleno desierto. Bueno... más bien en sus ciudades, las cuales reconozco que son fascinantes y hermosas.
Incluso aquí los esclavos tienen buena vida, más aún que un ciudadano cualquiera de mi país.

He sido comprada por alguien de mi propia raza, como un favor, y presentada al Sha de los Shas para obtener un trato mejor.
Traicionaré al Emperador, al menos por intentar un futuro mejor para mi pueblo. Espero que no sea una trampa y que el Sha de verdad consiga mejorar la situación actual, sin necesidad de entrar en guerra.

Y no sé por qué, he conseguido su favor, quizá demasiado.
Aunque tiene su encanto, y aún me cuesta resistirme a ellos, pues... echo demasiado de menos a Ethan, en varios sentidos. E incluso ha tenido detalles románticos conmigo.
Pero no quiero dejarme llevar por las palabras y las caricias, no otra vez.

De momento... pretendo disfrutar de mi estancia en este exótico lugar, y ordenar pensamientos que afloran en mí desde aquella charla con mi nuevo amo.

31 jul. 2012

Un futuro

La ciudad reposa después de las largas horas que duró la batalla. Algunos aún no concilian el sueño, alerta. No quieren cerrar los ojos por temor a un nuevo ataque, a escuchar los gritos de ánimo entre compañeros, a ver a sus conciudadanos caer. Pero el resto sueña con un nuevo futuro, por el que han dejado la sangre y las lágrimas.

La desesperanza se va como el cielo oscuro al amanecer. Los niños sonríen al escuchar a sus padres contar como era todo anteriormente, y que tal vez vuelva a ser igual. Esperanzador, completo, nuevo.
Y los héroes son ensalzados en las calles y en las casas.

La confianza, la necesidad de que se haga algo bien. El bienestar que hará construir un futuro lleno de luz sobre las ruinas de la oscuridad

¡Victoria!

Ha sido una dura batalla.
Una vez acabado nuestro trabajo en el bosque nos encargamos de llegar lo mejor posible hasta el castillo. Todo había comenzado ya, los ciudadanos con lo primero que encontraron se rebelaban contra la guardia.
No podía mirar a mi alrededor, tenía un objetivo fijo y si me entretenía defendiendo a cada uno de ellos al final no llegaría.
Ya estaba herida, y mis fuerzas desistían cada vez más. A lo largo de la batalla en el castillo me sentí débil, agotada.

Pero todo ha terminado, al fin. Aunque haya tenido que pagar un precio por ello.

Sin embargo no puedo evitar pensar en toda esa pobre gente que ha muerto por hacer que todo esto sea posible, por un futuro mejor para sus hijos sin conocer los resultados de esta reconquista.
Deseo con todas mis fuerzas poder agradecer a los ciudadanos todo lo que han hecho por nosotros y por ellos mismo. No soy la mejor noble, ni tampoco sé muy bien como voy a conseguirlo. Y aunque aún estoy perdida por verme de nuevo entre los muros de este castillo quiero dejar de ser egoísta y pensar por una vez en los demás.

Sé que podemos hacer que la pobreza desaparezca, y podemos dar a nuestro pueblo lo que nos pida, al menos lo mínimo.
Defender lo que hemos recuperado, cuidar nuestra ciudad.

Lo conseguiremos.

[Nuevo diario XXIII]

25 jul. 2012

Me faltan

Parece que ya se ha dormido. Después de tanto hablar, ya casi que parece que está cerca el amanecer. Y así no se cansaba de darle vueltas al asunto.
Ahora que tiene la oportunidad, que aproveche para relajarse, y pensar en otras cosas.
Ya tendrá tiempo de sobra para quebraderos de cabeza.

Y aunque no la envidio por el problema que tiene, que crece a pasos agigantados a cada momento, extraño la sensación de preocupación. De tener algo en la mente que te haga pensar antes de dormir.
Cuidar tus pasos para no errar en el camino.

¿Es cierto que crecen las emociones en mi interior?
Desaparece el vacío, y siento que el miedo llega con fuerza. ¿O tal vez mi recuerdo del miedo? Me siento confuso, y no me atrevo a contarle a nadie mis dudas. Tal vez sea que por fin me estoy volviendo loco.
El experimento de un mago que no estaba en sus cabales no podía acabar bien, y allá me dirijo. Sin prisa ni pausa, hacia un aciago final

Espera

Estoy cansada de todo.
Cansada de no tomar las decisiones correctas. De ser egoísta e infantil, caprichosa, inmadura. De pensar que todo lo que hago es lo correcto hasta que todo se desmorona. De intentar ayudar a las personas que quiero cuando yo misma no soy capaz de pedir ayuda. Y sobre todo de hacer daño a aquellos a los que amo por todos mis defectos.

Me dicen que soy así, parece que es cierto que mentir está en mi naturaleza.
No quieren que cambie, o eso me hacen creer. Pero ya debo hacerlo, asumir que no soy aquella muchacha sin responsabilidades.

Me intentan hacer ver que me aferro a un recuerdo. ¡Y lo sé! Pero no puedo evitar que aquellos sentimientos vuelvan a mí poco a poco. Y no he sabido parar a tiempo, pero ahora no hay retorno.

Ahora Ethan se ha marchado, y aunque vuelva las cosas no serán como antes. Es normal. Drek ya ha cedido y ha asumido que debe seguir con su propia vida. Aún no comprendo por qué esa decisión me hace tanto daño.
Supongo que ahora que ya he podido ver como es él en realidad no quiero que se vaya de mi vida en ese sentido.

Ambos se han ido, mi burbuja ha explotado y me he quedado sola.
Me lo tengo merecido.

Ojalá pudiera evadirme de tanto dolor.

Sólo me queda... esperar.

[Nuevo diario XXII]

21 jul. 2012

Segundos

Sentí morir en aquellos días, mientras iba a reunirse con su familia.
No podía sino mirarla, desde lejos, sabiendo que caería en sus brazos, olvidándose de todo lo que había pasado.

No puedo entender lo que ocurre. Menos aún cuando va a mi encuentro, en el bosque. No siento ánimos de alejarme de ella, otra vez. Y no me rehuye a pesar de lo que le pasará, lo cual me confunde todavía más.
¿Tan difícil puede resultar entender que el daño ya está hecho?

Cae en mis brazos, tal vez agotada de luchar contra sus propios sentimientos.
Que los Dioses detengan el tiempo

Tu aliento en mi boca

Había decidido hacia donde dirigir mis pensamientos. Todo estaba claro en mi mente, tan solo quedaba... hablarlo. Y todo se ha trastocado, todo se desmorona y al mismo tiempo me hace volar.
Finalmente ocurrió lo que más deseaba y temía.

Aún siento mis labios cálidos después de nuestro último beso. Han habido muchos que he intentado rechazar, sólo el último fue realmente mío.

Tus explicaciones tan simples para ti, enrevesadas para nosotros. Siempre me vi como una mujer de sentimientos claros. Y ahora... traiciono al hombre que más amo por un nuevo sentimiento que me llena de felicidad cuando puedo hacer que aflore.
La culpa me invade, cala mis huesos y me hace desvanecer... o más bien nuestra maldición. Pensé que sería una oportunidad para hacerte ver que lo nuestro no podía ocurrir.
Estoy condenada a morir en tus brazos.

Pero no puedo evitarlo... adoro cuando dices mi nombre tras un "te quiero".

[Nuevo diario XXI]

18 jul. 2012

--Grabando--

*Pasos* *Sonido del trafico, lejano*
-Llegas tarde.
+Aún no conozco bien esta zona, Evan.
-¿De qué quieres hablar, rubita?
+Ya estoy cansada de todo esto. No quiero seguir.
-¿Quieres dejarlo ahora que estamos consiguiendo más pasta que nunca?
+El dinero lo estás viendo tú, yo ya he conseguido lo que quería.
-Después de todo lo que he hecho por ti... ¿me lo agradeces así?
+Ya no necesito más, no puedo seguir.
-Escucha rubita, ese no era el trato.
+El trato era coseguir dinero hasta poder salvar mi casa, y ya lo he conseguido.
-¡No! ¡El trato era que trabajaras para mí!
+Mi familia acabará enterándose, no quiero seguir siendo lo que soy ahora.
-Tu familia te ignora, yo he estado ahí cuando me has necesitado.
+A cambio de un precio.
-No vas a dejarlo.
+No quiero seguir vendiendo mi cuerpo a cambio de un dinero que solo tú ves.
-Me estoy hartando, Yvonne.
+...
-Harás lo que yo te diga y cobrarás lo que yo vea necesario. ¿Entendido?
+Evan...
-¡No me repliques!
*Se escucha un golpe* *Leve gemido de dolor*
+Por favor Evan, no empieces.
-Tú provocas mis enfados Yvonne. Debes seguir.
+¡Joder, quiero dejarlo! ¡No quiero seguir siendo una vulgar ramera!
-Ya has aceptado. Puta eres y puta seguirás siendo.
+¡No! ¡Puedo dejarlo cuando quiera!
*Sacudidas*
+Evan suéltame...¡suéltame, te lo pido!
-Vas a seguir trabajando para mí, quieras o no. O si no lo pagarás muy caro, Yvonne.
+Sí, lo haré Evan... suéltame por favor.
*Golpe**Pasos alejándose**Llanto*
--Fin de la grabación--

Como antaño

Hace unos días que dejé atrás a mi familia. Aún quedan breves momentos a solas, conversando en un tiempo que se me escapa de las manos con Ethan, a través de nuestro pequeño secreto. No pensé jamás que las cosas darían este giro tan inesperado. He vuelto a ver a Laila, a Arnie y me he unido con un humano que no derrama demasiada simpatía hacia los elfos, pero que puede ser útil.

Lo más extraño ha sido mi último día. Encontré en Dyl de nuevo a Hedrek, con un secreto que me aterra y me deja sin aliento. Él ha perdido sus sentimientos, incluso su sensibilidad ante el dolor físico. No comprendo cómo, ni quién. Pero debo averiguar una forma de hacer que recaigan de nuevo en él. No existe tanto dolor como para desear no sentir todo lo demás.

Hedrek es una persona apática, que me ha acompañado a mi viaje a cambio de un precio como guardaespaldas. Nunca viene mal un poco de ayuda. Estamos ya en el hogar de Drek, totalmente diferente a como lo había imaginado. Existen todo tipo de criaturas aquí abajo, y la hostilidad solo se sentirá en el centro de este mundo extraño para mí.

Lo más curioso, irónico y feliz que me ha ocurrido es que me he reencontrado con Sol. Ahora somos de nuevo los tres, viajando juntos como cuando comenzó mi aventura.
Igual, pero diferente al mismo tiempo.
Con nuestras diferencias y unas cuantas lecciones aprendidas.
Pero puede salir bien, mantengo la esperanza.

Ya estamos cerca, Drek.

[Nuevo diario XX]

16 jul. 2012

De nuevo

Todo empieza de nuevo. Oscuro e incierto, pero nuevo al fin y al cabo. Sumergido en las entrañas de esta nuestra tierra, una tierra que permanece en el olvido para todos. Puedo volver a empezar, sentirme libre de actuar.

Quizás un nuevo nombre. La sensación se sobrevivir a una destrucción casi segura, no tiene descripción alguna. Y más con viejos amigos, en el último rincón del mundo en que esperaba encontrarlos. El tiempo no ha ignorado a ninguno de los tres, somos diferentes de lo que fuimos en nuestros primeros días. Pero podemos volver a emprender nuestro camino, y tal vez encontrar las respuestas a tantas preguntas aún no formuladas.

Avivar sentimientos dormidos.
Llenar la ausencia de emoción.
Calmar el miedo a lo incierto.

Juntos

Sin recuerdos

Resulta extraño lo recordar lo que has vivido. Lo que te aseguran que has vivido. Encontré escritos de mi diario de un tiempo que no guardo en mi memoria. Mis sentimientos son claros, pero hay otros que hacen eco a las palabras de mi ¿nueva? compañera.

Sentimientos que se mezclan. Me siento con gran energía, pero a la vez cansado. Sueño cosas extrañas. No recuerdo haber llegado a Aguas Negras, pero a la vez me es familiar. Y no dejo de tener la extraña sensación de que ocurrió algo terrible, hace poco. Algo que cambió.

Tal vez sea el motivo por el que no recuerdo, y es escalofriante. Prefiero no pensar ahora, y continuar mi camino hacia algo más claro, un destino menos oscuro. Tal vez, de nuevo surcando el mar, encontremos las respuestas, y una nueva paz que a ambos nos falta, a Lúa y a mí.

14 jul. 2012

La magia adecuada

Últimamente siento que mi vida se está basando en demasiadas decisiones tomadas de manera impulsiva. Algo que no me representa ni mucho menos me conviene en momentos como este.

Acepté un trato con personas que me ofrecen en parte aquello que anhelo, pero sin haber tomado las pautas o las consecuencias que ello conlleva. Es decir... la letra pequeña de todo trato.

No soy una esclava y no me dejaré manipular tan fácilmente por esa gente. Necesito que ellos confíen en mí, y para ello debo sacrificar algunas cosas. El tiempo nos pondrá a cada uno en su lugar.
Lo que menos me gustó fue el hecho de que al devolverme a John me lo hubieran... cambiado. Ya saben que soy capaz de traicionar a... ¿qué dijeron? un amigo. Son tan solo gente, que de vez en cuando me convienen, como en ese instante.

Sin embargo ahora John no me recuerda, y que comience desde cero a conocerme no me hace feliz, pues ahora parece un John más joven y menos cansado, todavía esperando al amor de su vida. Esa capitana que lo abandonó.
Pobre... le hará tanto daño. Y yo no quiero eso. Ambos estamos necesitados de cariño, y yo necesito al mismo tiempo esa sensación de protección.

Es por él... necesita enamorarse de mí.


Y tienes la magia adecuada, Lúa.

5 jul. 2012

Un aventurero perdido

Conseguí volver a ver la luz. La maravillosa luz de estrellas entre el oscuro cielo nocturno. No quería volver a ver la oscuridad infinita nunca más. Piedra y túneles, piedra y túneles, hacia abajo, en las profundidades.

Mi expedición era únicamente para otear que era lo que se fraguaba en aquel lugar del demonio. Lo habíamos hecho otras veces. Investigar, observar, aprender. Ser con el entorno. Pero era como un lugar diferente, totalmente nuevo para nosotros. Recursos escasos, cada vez menos luz. Sonidos escalofriantes, mis compañeros tenían sueños que les hacían temblar.

Solo yo he conseguido regresar. Mis compañeros se perdieron en la oscuridad. Caminaban hacia un destino indefinido, como sonámbulos, como atentos a una voz inexistente. A veces nos despertaban los sonidos de alguien que caminaba entre nosotros, una sombra que huía al percibir que estábamos despiertos.

Mientras intentabamos regresar a la superficie, algunos cayeron bajo la espada. Otros, cayeron al vacío. Mientras escalaba, aún me parecía escuchar sus gritos.
Volveré allá abajo, mejor preparado, dispuesto a conocer que es lo que sucede. Y a encontrar lo que quede de mis compañeros

4 jul. 2012

Ni siquiera una gota

He destruido en tan sólo un día todo lo que había construido durante estos años. Aquellas cosas que en su día no hablé con Ethan se han tornado ahora en mi pesadilla. Y aún me quedan muchas explicaciones, demasiadas cosas por contar. Pero no puedo decirle absolutamente todo en tan poco tiempo.

Drek me necesita.
El problema es... que ellos también. Mi familia permanece temerosa ante una ruptura que creen ver flotar en el ambiente. A la cual yo misma temo e incluso Ethan temerá.
No quiero destruir este lazo tan fuerte que hemos creado juntos por culpa de un amor del pasado. Que en mi presente reaparece. Ojalá pudiera controlar mi corazón, y también olvidar todo lo que siente por él... o exprimirlo hasta que no quede una gota de amor, el cual tanto daño me ha causado siempre.

Pero entonces tampoco amaría a Ethan, y aunque mis sentimientos son mayores hacia él, no he rechazado un beso de aquel a quien voy ahora a buscar. No era el momento de hablarle a Ethan sobre ello, no después de una discusión tan fuerte.
Quedan muchas conversaciones pendientes, con él... y con Drek.

Es duro dividir el corazón en dos.

[Nuevo diario XIX]

3 jul. 2012

Una estrella bajo tierra


La destrucción ha cesado. El terror desaparece poco a poco, dejando un miedo latente en los corazones de aquellos que han sobrevivido a la campaña de conquista. Totalmente ausente de emoción, ya que apenas se ha ofrecido resistencia.

Y el líder de todo esto, oculto todavía bajo un disfraz que a todos ha sabido engañar, suspira encolerizado. Parece ser capaz de exteriorizar sentimientos como la cólera, la ira. Aunque efímeros, como si temiese caer bajo su control. Eso le convierte en un enemigo terrible, y si se mostrase a la luz, imparable.

- ¿Mi señor? - pregunto con calma. - Las grandes naves de vuestro ejército ya se han detenido, y regresan al origen.

Asiente, en silencio, y mirando al vacío. Sigue sumergido en la oscuridad en la que parece sentirse tan a gusto. Aunque de tanto en tanto dirige su mirada a la celda que, justo en frente, permanece vacía, desde que la rebelde junto con la que fue capturado, escapó.
Casi descubre la verdad. Y temería ese momento. El rechazo de ella hacia el conquistador de este mundo podría provocar una llama que desembocaría en autodestrucción.

- En un futuro, volverán. Esta vez, para destruirlos. - dice en murmullo, todavía mirando a la celda - Pero aún debo solucionar algunos asuntos... Y quiero que me acompañes

Esa última frase significa mi libertad. No se me ha permitido abandonar este lugar en lo que parecen eones. El cautiverio es la peor de las torturas, pero tal vez, un capricho de un tirano signifique un cambio en mi vida

Terribles consecuencias

- Sabías que no toleraríamos el fracaso

- La magia que empleamos era muy arriesgada, no podía funcionar durante mucho tiempo - dijo entre dientes, conteniendo el miedo y la ira que bullía en su corazón.

- Dijiste que serías capaz de controlar la situación, que lo conseguirías.

"De lo contrario, no habría ganado tu favor y me habrías ofrecido en sacrificio a la Diosa" pensó, frustrado. Había notado esa sorna en su voz, a pesar de que no le miraba directamente. Era un problema menor, y aquello solo había sido una pequeña prueba, una demostración. Pero con consecuencias terribles, para ambas partes.

- Pero no está todo perdido. La Diosa no te requiere todavía en su seno... - mascullaba todavía con sorna, una sonrisa ladina curvaba sus labios. - Y esa elfa jamás podrá olvidarse de vuestro encuentro. Está condenada a la destrucción... y todo gracias a ti.

Ocultó un suspiro al ver que tal vez pudiera salir con vida. Ella siguió hablando del progreso de nuestro cometido, mientras la ciudad seguía moviendose en la Antípoda Oscura. La sensación de seguir viviendo le cegó, no escuchaba sus palabras. Podía ver llegar otro día más.
Fue entonces cuando lo tomaron a la fuerza y comenzaron a arrastrarlo.

- No temas. Seguirás sirviendome. El lugar a donde te llevan... bueno... digamos que estarás mucho más cerca de la Diosa.

Y el temor se apoderó de su corazón, imaginando terribles torturas que solo podían escucharse en susurros, leyendas demasiado horrorosas para darles crédito.

28 jun. 2012

Sueño vívido

No me esperaba despertarme en un lugar así. Ni siquiera sé cómo había llegado y apenas fui consciente de que habría la cerradura de mi propia celda. Quería escapar, pero algo me decía en mi interior que debía ver mejor en toda esa oscuridad.

En la celda contigua, un matojo de lo que en su día fue una brillante melena plateada escondía el resto de un rostro desgraciadamente conocido, negro como el azabache con punzadas del rojo de su sangre. Abrí de nuevo otra cerradura para encontrarme con él.
Apenas se movía, por mucho que intenté llamarlo. Tenía que sacarlo de allí o...

Escuché una voz detrás de mí, y al señalar con mi llama de luz descubrí a otro elfo oscuro. Este mucho menos amigable. Quería mi muerte, decía que sabía demasiado... ¿sabía demasiado con respecto a qué?
Le amenacé con no sólo sobrevivir, sino también con vencerle. Pronto me vi envuelta en una lucha contra dos esqueletos que él mismo había invocado. ¿Por qué siempre hay algún mago que desea librarse de mí?No tardé en ganar, con algunos rasguños. Sin embargo invocó otro ente, una especie de gárgola que provocó que me dejara inconsciente y, al intante, me despertara de nuevo de esa pesadilla.

Un sueño muy vívido, ya que mis heridas he tenido que sanar.
Cada vez que manipulan mis sueños es para darme una mala noticia. Y ahora... tengo que llegar hacia él para liberarlo de su frío Destino. Espero no llegar demasiado tarde, aún quedan demasiadas conversaciones pendientes que jamás darán lugar.

Sospechas

Desde su alta posición, observaba. Atenta a cualquier indicio, como si se mostrasen como un gran punto brillante entre la multitud, de amenaza. Esperaba encontrar al enemigo a sus puertas, armados con la rabia que se les había dotado por no entender. Al igual que con el dolor que fingían tener.

Sus consejeros pedían atención y más atención por la situación decadente, y un descontento que crecía por días. ¿Esperaban acaso que todo mejoraría en poco tiempo? El patán al que había dotado del mando no sabía el caos que había formado. Su castigo había sido cumplido, y su cuerpo había sido lanzado a los perros, para su deleite.

Pero ese deleite tendría su límite. Ya empezaba a notar ese ardor, esas brasas que podrían convertise en llamas. Las ejecuciones de los rebeldes deberían haber sido suficientes como para acallar sus ánimos de cambio y heroismo.

Algo les retiene en su estupidez. Algo debe de haber cambiado ahora

23 jun. 2012

Tu ausencia

Como en todo viaje, las personas vienen y van. Los lazos se fortalecen en el camino, y a la hora de separarnos no dejan de serlo. Extraño la mirada de Darius, los consejos de Sol, la sonrisa de Aeryn, el humor del charco, incluso el sarcasmo del propio Hedrek o la locura de Alvin. Mi aventura tan solo ha comenzado, y esos vínculos, unos más fuertes que otros, me producen la felicidad deseada. Sin embargo existe un vínculo mayor, uno al cual una vez rechacé e incluso olvidé creyendo fielmente que jamás fue real.
Hace mucho tiempo que no veo a Drek, y es extraño pues siempre aparece dónde menos me lo espero. Aún recuerdo cuando volví a verlo después de todos los años transcurridos. Nunca quise escribir sobre ello, pero puede que ahora necesite ordenar un poco mis pensamientos.

En realidad... fue una mezcla de felicidad, dolor y miedo. En primer lugar me desconcertó el hecho de que trastocara lo que yo daba por seguro: que no era real. Cuando comprobé que lo era fui feliz por recuperar a un amigo que significó mucho en mi vida, y al recordar lo ocurrido sentí una punzada de dolor por el mismo motivo de mi felicidad.
Y... ¿qué significaba su regreso a mi vida? O más bien... ¿qué significa ahora su ausencia?

Conozco mis pensamientos, mis prioridades. Y... ¿mis sentimientos? Ethan es por seguro el hombre a quien más amo, jamás podrá cambiar si él nunca lo hace.
Drek sí, fue mi primer amor. Pero siempre destacando un tiempo en pasado. Ahora lo extraño, sin embargo no es la misma sensación que me produce la ausencia de Darius o incluso la de Sol. Sólo el simple hecho de cuestionarmelo me aprisiona el corazón.

No es amor, es una maldición.

[Nuevo diario XVII]

12 jun. 2012

Frío

Creía que después de tanto tiempo, sería diferente. Una bienvenida amable, sino cálida. No era demasiado pedir. Pero mi llegada había sido más bien como el recibimiento de una nueva herramienta, una nueva arma. Me sentía observado, todo el tiempo siendo evaluado para el uso que podía dar a mi llegada, mis motivaciones, mi experiencia en la superficie.
Todos deseaban saber, conocer lo que se fraguaba allí arriba. Pero no era una curiosidad inocente, no era saber por el simple hecho de saber. Casi esperaban intentonas constantes contra ellos, reuniones enfurecidas junto al fuego para avivar el odio por ellos.
Recordé que era más propio de ellos, los que consideraba mi pueblo.

La situación, el ardor inicial se fue apagando con los días. Y entonces fue cuando ocurrió. Desperté de un pesado sueño, en el que todo parecía irreal. Casi no podía creer que ya no soñaba cuando desperté encerrado, entre las frías paredes del subsuelo.

No podía escapar, por mucho que lo intentase. Tampoco sabía que estaba ocurriendo. Tal vez no debería haberme permitido el sentirme parte de algo, aunque la lección ya está aprendida. El tiempo pesa muchísimo entre rejas

7 jun. 2012

Regreso

Veo casi con hostilidad la ciudad que me acogió en su seno durante tantos años. No es culpa mía, la pobreza del lugar no es capaz de reflejar algo más que eso. Aquellos que gobiernan no saben, ni siquiera se preocupan de lo que ocurre bajo la nube de riqueza e indiferencia.

Al principio solo quería recuperar lo que es mío. Ahora quiero ayudar a toda esta pobre gente que ha caído en la más profunda miseria. Hay grandes diferencias dependiendo de la zona.
Nunca imaginé que alguien se mantendría fiel a mi persona, o a la de cualquiera que nosotros. Pensé que nos repudiarían y nos odiarían por haberlos abandonado o incluso por ese falso rumor de traición.

No puedo evitar imaginarme al mando de una revolución, y después siendo yo quien mantenga el equilibrio en la ciudad. Mi propia ambición me induce hasta tal punto que quiero no solo recuperar lo que me pertenece por derecho, sino poder manejarlo a mi antojo, por el bien de unos ciudadanos que quizá algún día me respeten y reconozcan mi trabajo.

Si es que no puedo evitarlo... se me suben los humos.

[Nuevo diario XVI]

5 jun. 2012

Incertidumbre

A veces me pregunto el por qué de mis sueños. Ya no sé cuando ellos se convertirán en realidad o son tan solo eso, sueños. No todo el mundo es capaz de soñar algo que después resulta ser cierto, ya sea literalmente o tan solo en forma de metáfora.
Lo importante es que esta vez mi sueño se convirtió en una sombra que se llevó lo que más quiero.
Querían a mi padre, o sus recuerdos. Desconozco su pasado, incluso puedo decir que no conozco ni siquiera como es él en realidad. ¿Me contará la verdad o de nuevo la ocultará con mentiras? En cualquier caso, la vida de mi propia hija estaba en juego, y mi padre se debilitaba cada vez más.

Tan solo cuenta atrocidades sobre los elfos oscuros, sobre Drek, a quién tanto quise durante una larga etapa en mi vida. Y como dicen, donde hubo fuego siempre quedan cenizas. ¿O no?

Lo que no llego a comprender es mi papel en toda esta situación. Si realmente quieren a mi padre... ¿por qué no lo atraparon antes? Él está débil, dudo que hubiera dificultad para ellos. Entonces... ¿nos estaban esperando a nosotros?
Desde luego no lo comprendo, si lo que quieren es su memoria, no deberían esperar a que llegara alguien capaz de defenderlo.

Ahora todo vuelve a la normalidad. Mi niña vuelve a estar a nuestro lado. Mi padre parece estar mejorando, y ojalá sea así. Y Ethan puede volver a moverse.

¿Cuánto tiempo durará la calma?

[Nuevo diario XV]

21 may. 2012

Dilemas, ataduras

Dilemas y más incertidumbre. Ha llegado a mí un nuevo miedo, tras mi visita al Infierno. Solo quedan semanas, con un poco de suerte meses, hasta asentarnos de nuevo. Y peor aún, en mi castillo, si logramos recuperarlo.
Me traerá recuerdos. Entre ellos la libertad restringida, el hecho de mirar por una ventana deseando recorrer aventuras. ¿Volverán las escapadas por las noches? Y si es así... ¿Qué pensaría mi familia? ¿Qué sentiría, más bien, Ethan?
Esperar a que mi hija crezca un poco, sea capaz de valerse por ella misma.

No quiero abandonar a mi familia, son mi mayor tesoro.
Si ellos supieran...
Jamás sabrán los pensamientos que rondan mi cabeza. Hace tiempo que no me desahogo contigo, Diario.

Adoro a mi hija, pero nunca estuve preparada para tenerla. En cierto modo siento... que se me impuso tenerla. Podría no haberlo hecho, pero me habría perdido su propia vida, ver su rostro perfecto y escuchar su voz llamándome "mamá".
Desde luego no me arrepiento, pero sí sé que no estaré donde mi familia necesita que esté.

No soy más que un espíritu libre.
Se tornaron las cosas al conocer a Ethan. Lo que al principio parecía tan solo una relación extravagante, se convirtió en una boda, en un embarazo y en un regreso a aquello que llaman hogar.
Pero jamás podría abandonarlo. Todo tiene su connotación positiva, y a pesar de ello no puedo vivir sin ninguno de ellos.
Aunque yo siempre he sido más bien pesimista.

Nunca he entendido por qué las personas acaban encariñándose con un lugar. No tengo ese concepto de hogar, ya mencionado. Es solo... un muro de piedra, que impide ver la vida más allá de ellos.
Si quiero recuperarlo es por simple arrogancia y venganza.

Cuando el momento llegue, los años que han pasado veloces en mi aventura volverán al ritmo pesado de antaño.

[Nuevo diario XIV]

20 may. 2012

Tratos

No sé si aún he descubierto a lo que me enfrento. ¿Quién me diría que el Destino me acabaría llevando al mismísimo Infierno? Ya renuncié a los dioses, que permanecen dormidos ajenos a todo cuanto nos ocurre aquí. Al menos los Demonios, dentro de su naturaleza cruel o incluso indiferente, pueden ayudarme más que esos mismos a quienes tantas gentes adoran.

Era un lugar hostil, que no tardó en intimidarme. Más de una ocasión la pasé sentada, abrazada a mí misma y convenciéndome o intentándolo al menos, de que todo aquello no era real. Ethan había muerto, o eso me hicieron creer. Aunque yo sabía que en realidad todo era una trampa para asustarme, desde el principio.
Aún sabiéndolo, o sospechándolo, me acongojaron con visiones dolorosas e imposibles.

Quería hacerme notar, tal vez... incluso hacerme un hueco. Sé que será imposible, no soy más que una mortal. Pero por lo menos he conseguido llamar su atención.
Osada me llamaron... seguro que no saben hasta que punto. No sabía si pedir algo a cambio... es decir... Qué pedir a cambio.
Poder siempre suena bien, sin embargo había una petición mayor. Tenía que hacer algo, lo que fuera, para ayudar a salvar a toda esa gente que estaba muriendo de manera injusta.
Esperaba que mi información fuera suficiente para pedir un reclamo.

No deseaba un ejército bajo mi mando. Total, nunca he sido una buena estratega, tan solo la mano ejecutora.
Aún quedan unos años para comenzar la Revolución. Mis ataduras y obligaciones me impiden de momento intervenir en la masacre.

Solo unos años, Kyra... conseguirás no dejarlos indiferentes.

[Nuevo diario XIII]

19 may. 2012

El conquistador

Es curioso observar esta maldita guerra como uno más. La he estudiado, odiado, adorado, admirado. Detenidamente, la he mirado desde todos los ángulos posibles. Y no he sentido más que ese frío desapasionamiento que me acompaña siempre. Nada me ha hecho detener esa masacre. No existe ese rojo intenso en el que se escapa la vida de cada una de mis víctimas, como en relatos épicos más viscerales. Ni siquiera las voces y gritos de aquellos a los que un día dije amar.

Creí que al decirlo en voz alta, se haría realidad. Pero sigo esperando a que aflore algún sentimiento que he fingido tener. Tal vez por eso pueda seguir con mi empresa. Busco un remordimiento, un límite a todo aquello. Y puedo decir con recelo que temo no encontrar esa ansiada sensación.

¿Tal vez deba emerger de las sombras y tomar mi trono? Todos encontrarían sorpresa, al ver mi insignificante figura como el rostro más temido de todos los tiempos. Eso pudiera resultar divertido, ver sus rostros... Pero tal vez no pudiera resultar el reproche. El odio.
Eso solo conllevaría más muertes innecesarias.

No. Esperaré. ¿Cuanto durará la fe en mi conquista? ¿Cuanta fuerza cobrará la esperanza? ¿Cuanto tiempo tardarán en formarse los grupos rebeldes en busca de rebelión?
No llegará perdón ni condena de los dioses que nos encerraron en esta oscuridad

13 may. 2012

Ciudad perdida

Aquel lugar estaba masacrado por una guerra injustificada. Como todas las guerras, que solo buscan riquezas o territorios... ninguna vida vale tan solo ese precio.
¿Qué hacía Sol "colaborando" con todo ello? Realmente ya no quiero saber sus respuestas. Tan solo me han traído un profundo dolor y actos que no quiero que se vuelvan a repetir.
Sol... a veces pienso que tu enigma invade mi ser. No debiste rescatarme de mi nuevo Destino. Una lucha que me obligarían a realizar, ajena a mi familia, sin voluntad propia. ¿Acaso no merece eso una traidora?

Preferiría tu odio, mucho más justificado que tu perdón, tus actos. Parece como si nunca hubiera pasado. Y ahora de nuevo... te abandono a tu suerte.
No sé si realmente necesitas ayuda o no. Pero tarde o temprano iré en tu busca.

A esa ciudad perdida bajo el humo de la batalla.

[Nuevo diario XII]

12 may. 2012

Las sombras

Creía que la luz se había apagado, que ya no sentiría nada más. Apenas puedo pensar, el dolor que siento, en mi cabeza y también en el resto de mi cuerpo es demasiado grande. Siento como si mi cuerpo se moviera por espasmos difíciles de controlar. No recuerdo llegar a los sitios en los que despierto. Los rostros a mi alrededor son máscaras que provocan terror, confusión.

Y una voz que nos acuna a todos. Ese es nuestro consuelo, colectivo. Esa sensación de calma que llega desde esa voz nos calma a todos, podemos sentirlo, como una vibración. Incita al sueño y a olvidar el dolor.

También el odio, es dificil del olvidar. Ajeno a nosotros, pero intenso. Un objetivo, como si lo hubieramos vivido desde otra piel. Sabemos quien es, y donde encontrarle. Sea quien sea, eso es lo de menos. No queda tiempo para sentir miedo, pararme a pensar porque sigo en pie, porque hago lo que hago. La respuesta puede resultar demasiado horrorosa. Como volverse hacia atrás cuando sabes que allí está tu final, inevitable. Sabes que está ahí, pero prefieres no mirar.

Piezas sin encajar

Los días en Fharin transcurrieron rápidamente. No era buena idea continuar ahí, con un muerto bajo mi carga, y esos dichosos cazadores de magos que me tendieron una maldita trampa.
Descuidé mis pasos en ese momento. ¿Desde cuándo me importa a mí lo que le ocurra a otra persona que ni siquiera estoy segura que me proporcionará algún beneficio? De ahora en adelante solo pensaré en mi propio bienestar. Mantenerse fría es la mejor opción, más aún cuando hay alguien detrás de mí planenado matarme.
No se librarán de mí, el primer paso para dar sentencia de muerte será mío, a la próxima persona que busque acabar conmigo.
John no sospecha nada, el muy iluso piensa que solo soy una muchacha desprotegida. Aunque... su protección no me desagrada. Es más, disfruto bastante de su compañía y sé que nuestro viaje será agradable.
Él... parece sentir algo más intenso, al menos poco a poco. Quizá así puedo mantener mejor el trato.

¿Por qué me pesiguen exactamente? Puede que sea por aquella instusión en las alcantarillas... pero... a John aún no le han atacado. Es posible que sospechen algo de mí, totalmente ajeno a ello. Sin embargo ellos me recuerdan a aquella especie de araña, o lo que fuera. Mecánico.
Cuando atrape a alguno de esos canallas, desmontaré su vida pieza a pieza.
Puedo volver a hacerlo.

28 abr. 2012

Nuevos dibujos

Bueno, ya hacía mucho tiempo que no subía dibujos. Ahora que he empezado a colorear con un programa llamado GIMP me he dedicado a mejorar aparte de mi "técnica", también los colores y sombras.

Antes de nada quisiera subir otros dibujos que aún no he coloreado (por pura pereza) y que si algún día me decanto por ello los subiré con color.


Drek y Kyra discutiendo, como siempre. Sol cansado, aburrido o indiferente en el sofá, Aeryn con cara de: "¿Se van a matar?" Y al fondo Ethan e Iefel apostando... mal dibujados, por cierto. 


Sol con su báculo raro que dibujé como me dio la real gana (es más bonito que eso) y el Sol Negro molestando, como siempre.

Doy paso a los dibujos ya coloreados:

Para empezar, este fue el primero que coloreé, Kyra con el espíritu de la espada, quien está persuadiendo a la pobre con poder.


Se nota que es el primero, sí. Bueno, el segundo en colorear fue uno que ya subí anteriormente, de Kyra y Drek, un momento que nunca (de momento) ha pasado en partida:

Lo que sí que tengo que arreglar es ese dichoso tono verdoso que aparece en la piel de Kyra. Bueno, no quedó tan mal.
A continuación, cuando Daniels estaba venciendo a Kyra, tengo entendido que estaba arrebatando el mal o lo que sea de ella, así que hice ese dibujo metáforico.



Uh... he hecho dibujos mejores.
Bueno, luego decidí dibujar aquella escena que ocurrió en las mazmorras del Palacio del emperador, cuando Kyra se encuentra con el verdadero Ethan (tengo también un dibujo que parodia dicha escena y que en cuanto lo coloree lo subiré)

Y sí, me gusta ponerle siempre la misma ropa a los personajes.
Terminando con Crónicas de Argonath, mi último dibujo consiste en un momento tenso entre Ethan y Kyra. 


Y finalmente mi primer dibujo de Steampunk; Reinos de Hierro. Os presento a John (sí, lo he copiado de Edward de Full Metal, pero aún necesito copiar algunas cosas para dibujar algo decente) 



Definitivamente este es el mejor coloreado, sí.

Bueno, espero que esta entrada de dibujos guste, espero críticas (constructivas, por favor) y que se disfrute de mis delirios varios.

¡Hasta pronto!

P.D: Para ver imágenes en grande haced click sobre ellas.

22 abr. 2012

Calor protector

Apenas soy consciente de las cosas que hago. Mis manos, mis actos, todo parece tan calculado y en realidad es... todo lo contrario.
Un muchacho inocente que caerá sobre mi consciencia como un peso que me ahogará y me llevará a, como él mismo acusaba, la más profunda locura.
Un error que no volverá a cometerse. Ah, claro que continuaré mi deseo de volver escuchar el latido del corazón de Zac, mientras ambos estamos recostados sobre la cama tras una velada apasionada. Un año completo sin verle ni tocarle. Trece meses de angustia y espera.
Y no niego que han habido hombres deseosos de yacer conmigo durante ese tiempo, sobre todo un hombre persistente que casi provocó que cayera en sus brazos. Pero estuve esperando al hombre que realmente amo, con quien tantos momentos he compartido durante cinco años de pareja y quince de amistad.
Ahora... las cosas han cambiado. John ha aparecido como alivio del destino. Su personalidad y carácter. Su carisma, su rostro y su cuerpo.
Fue curioso verlo aparecer en mi lugar de trabajo pidiendo mis servicios. Y para nada menos que un brazo mecánico. También uno de sus ojos. Ambas cosas llaman mucho mi atención.
Una pequeña esfera provocó lo demás. Me había llevado algo suyo a casa y sin darme cuenta ya le estaba invitando a un café.

Y bueno... quizá sea el comienzo de una amistad extravagante. Dos adultos que comparten su deseo de la forma más madura posible. Y siempre me ha gustado sentir el calor protector de un hombre que se interesa, al menos un poco, por mí.

21 abr. 2012

Buscando al propio miedo

La ciudad de Fharin concurre mas oscura que otras veces. La sombra del miedo ha inundado la ciudad, con aquella escalofriante imagen en las mentes. Un monstruo salido de pesadillas que nadie se atreve a contar, que apenas saben reconocer.
Es un terror que nadie quiere contemplar, y que Villanus, de por seguro, quiere conocer y extirpar. Su naturaleza es muy variable, jamas sabras si esta de tu lado, pero es efectivo en los cometidos que se propone, como pocas personas pueden decir.

Lua llego como caida del cielo. Villanus tiene ese singular gusto por descolocarme con las locuras mas variadas. El motivo por el que fue invitada, tan solo el la conoce. Tal vez viera en ella una fuerza que a mi me falta en ocasiones, ese valor para continuar adelante.

Grandes cosas se ocultan en el interior de esta ciudad, bajo las calles. Y el miedo ralentiza nuestros pasos, el mismo miedo que ha ido recorriendo Cygnar. Siguiendo la pista, un rumor, cualquier indicio. Respuestas que huyen, se me escapan a la misma velocidad a la que intento encontrarlas.
A la vez que lo busco, le temo. No se que es lo que descubrire cuando se le de caza.

¿Regresar a un tiempo pasado? ¿Volver a tiempos mejores donde el perdon tuviera lugar y el fuego no llenara los recuerdos? Prefiero olvidar mientras sigo caminando, en penumbra. Una vez me detenga, podre buscar la luz que necesito

18 abr. 2012

Duermevela

Como cada noche tiene un sueño placentero. Como algunas noches en vela permanezco a la espera del alba, contemplando su semblante.
¿Quién crea los límites de aquello que no debemos amar?
¿Aún sabemos hacerlo? ¿O tan solo han quedado las cenizas de una guerra sanguinaria?

No existe el miedo, solo la incertidumbre ante lo que nos deparará el futuro.
Escombros de una vida, los recuerdos que se perdieron bajo ellos.

Cree que duermo. Y en mi mente retumba el sonido de una risa escondida.
Ese pequeño paso que transformará el transcurso de los suspiros del corazón.

15 abr. 2012

Comienzos XVI

El tiempo fue pasando a un ritmo bastante agradable. No se me hacían pesadas las horas como anteriormente. Durante el día conversaba con Norman y atendía las preparaciones de una boda no muy lejana. Durante la noche me escapaba de mi lecho para reunirme con aquel extraño personaje con el cual recorría la aventura de ayudar a las personas y sentirnos, de alguna forma, héroes.
Aún seguía castigada, sin embargo no podía perderme las noches con él. Ni siquiera sabía su nombre o apariencia, tan solo importaban los actos. No sabía la reacción de Norman si se enterase de que su prometida frecuenta con otro hombre cada noche. Aunque en esa época poco podía entender yo lo que podría pasar o pensar la gente.

Empezaba a sentir un afecto mayor hacia Norman, pero siempre supe que no sobrepasaba el límite de la amistad. Lo que antaño sentí por Drek era mucho mayor, sin embargo ya en esa época estaba casi olvidado y asumido. Desde luego, no podía haberme enamorado de un ser que nunca había existido tan solo en mi imaginación.

Comenzaron a correr rumores de conspiración contra nuestra casa. Aquellas cosas que nublaban la aparente tranquilidad que nos rodeaba se fueron disipando para darme a conocer que en realidad, todo lo que envuelve las riquezas y los placeres de la nobleza está rodeado por una falsa apariencia de personas ambiciosas.
Nunca comprendí del todo bien el papel que se me imponía al vivir en esas circustancias. Una noble delicada, destinada tan solo a tener hijos y a ser una fiel esposa mientras su marido lucha por su causa.

En ese caso, fue mi prometido uno de los encargados para defender el patrimonio. Como otros hombres, enviados como emisarios.
Era mi hogar, y estaba siendo amenazado, por lo que yo también quise ayudar a defenderlo. Estaba preparada para luchar, ya lo había hecho anteriormente, incluso en algunas de mis noches recientes. Y la verdad había mejorado bastante.

Sin embargo mi padre, mis hermanos e incluso Norman me negaron... no, me prohibieron por todos los medios asistir a la defensa.

-¡Pero es mi hogar y también es mi causa! ¡Estoy preparada para luchar!

-No Kyra, no lo estás. Esto no es asunto tuyo, ni mucho menos es algo a lo que tú puedas asistir.- Concluyó mi padre.

Sabía que tras todo eso tan solo había un motivo exclusivo por el cual no podía ir. Al fin y al cabo era una mujer, nunca lo suficientemente fuerte, ¿no es cierto?
Pero estaban equivocados.
Sin embargo a pesar de mis intentos por infiltrarme no conseguí hacerlo. Estaban encima mía, más que nunca. Ni siquiera pude escaparme por las noches como siempre, y realmente eso me agobiaba.

Pasaron los días, las semanas... y un día recibí una noticia que hirió lo más profundo de mi ser.
No sabía muy bien que era lo que estaba pasando exactamente, pero habían caído algunos hombres.
Y entre ellos, Norman.

El dolor de perder a un gran amigo, la rabia de no haber podido estar con él para defenderle y el miedo de no poder levantarme tras aquel duro golpe fueron la causa de otro episodio amargo de mi vida.
No asistí al entierro, mi padre lo quiso así. Quizá fue lo mejor, no podría haber soportado ver su cuerpo inerte, el cuerpo de la persona con la cual tenía pensado pasar mi vida.

Lo que no sabía entonces, lo que descubrí recientemente es que no había cuerpo. ¿Realmente has muerto, Norman? Permaneces desaparecido, y quisiera saber si conseguiste huir de ese fatídico Destino.
El tiempo ha cambiado muchas cosas, aquello que una vez tuvimos se hace imposible de recuperar.

14 abr. 2012

A la aventura

Nadie podria decir que ha visto su vida tan trastocada como la mia.
Ahora estoy en camino, con extraños a los que apenas conozco, pero que suponen una amenaza menor que cualquiera de los otros con los que solia codearme. Nuestra lujosa vida en palacio ha acabado, se acabaron los placeres de la buena compañia y los manjares.
Ahora toca emprender el camino, que mas bien que camino es una completa locura.

Un viejo amigo, una elfa alocada y su extraña familia. Aceptaron mi presencia sin apenas preguntas, aunque estas siguen flotando en el aire. Algun dia caeran sobre nosotros, junto con toda la verdad, de unos y de otros.

Tal vez sea tiempo de volver a lo que llamo hogar. O tal vez deba tomar las riendas de mi caballo hacia un futuro incierto, como fuera alguna vez en mi pasado. ¿Quien sabe lo que puedo encontrar? Tal vez me atreva a trazar de nuevo mi camino, y olvidar por un tiempo lo vivido. Saberse invencible en un camino solitario. Donde nadie puede encontrarte. Un diminuto simbolo en movimiento en un mapa.

Una aventura aun sin comenzar, ¿me atrevere a cruzar la puerta que lleve a ella?

Reencuentro

Abro los ojos. Es como despertar en uno de mis sueños. Ya no existe el miedo. Esa mirada que encoge el corazon hasta el dolor. Cerrar los ojos a esperar un nuevo golpe. Caer de rodillas, deseando, siempre con la misma fuerza, que no se atreva a llegar tan lejos. Contener el aire y el llanto.

Y hoy por fin el sol brilla mas claro, mas intenso. Un rostro amigo, apenas la sombra de una niña que pertenece a un pasado que se me hace extraño. Con expresion preocupada, me pregunta por mi estado. Pero yo antes necesito saber que ha sido de el.
Mi vida rota en un solo momento, en apenas segundos. Recuerdos difusos.
Una persecucion. Una mirada, despedida sin afecto. Esperaba que me llevara el olvido, pero sin saber como, sigo aferrandome a la vida.

¿Es una nueva esperanza, que surge de encuentros velados? Apenas palabras, su presencia reconfortaba aun cuando intentaba rechazarle. Tanto tiempo habia pasado, creerlo perdido y haberlo encontrado.
Como desearia haber podido retroceder, abrir los ojos a la verdad, no haber estado ciega durante tanto tiempo.

¿Creerme libre y caer en la trampa? ¿O seguir temiendo y encontrar despues la paz?
Cualquiera que sea la respuesta, parto ahora a conocer mi destino, que otros han decidido a lucharlo cuando no pude.

12 abr. 2012

Hacia un sueño mortal

Aquel muchacho no había tenido demasiada suerte. Se atrevió a acercarse con su grupo y no contento con ello me arrebató mi pequeña saca donde en realidad no contenía demasiado dinero, pero fue la excusa perfecta para comenzar.
Lo dormí y lo llevé a la Esfera, donde despertó asustado.
No quería que muriese de hambre, seguro sería una muerte terrible.
Me acusaba con despectivos como "loca", y me preguntaba a cada rato que quería hacer con él. No le respondí. Ni siquiera yo misma lo tenía claro entonces.
Hasta que tomé la decisión. Mi Familiar me recomendó que le proporcionará una dosis mayor de anestesia para dejarlo dormido definitivamente, al menos no sufriría...


---


Fuiste a la habitación donde el muchacho te observaba con otra mirada distinta a todas las anteriores. No sabes decir si era que ya comprendía lo que iba a ocurrir a continuación, o si te estaba suplicando que no lo hicieras. O las dos cosas.
Llevabas la jeringuilla preparada con una dosis generosa del veneno que causaría el objetivo.
Empezó a llorar, pero sin jadeos ni mucho menos histeria. No. Eran lágrimas que caían suavemente por su rostro ensombrecido. Asumiendo su muerte, causándote una leve punzada de dolor en el corazón.
Demasiado leve, ¿no es cierto? Porque no dudaste cuando introdujiste el sedante en el interior de su cuerpo.
Empezó a dormirse, con una leve sacudida. Y dos últimas lágrimas asomaron sus ojos antes de abandonar este mundo para siempre...

Ya tienes tu cuerpo diseñado expresamente para que tus manos investiguen cada rincón de su ser.
Pero... ¿serás capaz de soportar el peso del monstruo que poco a poco creas en tu interior?

No es un monstruo. Es mi propio ser enardecido.

9 abr. 2012

El fuego lo devora, y a la vez purifica lo que ha de ser purificado. Aquel nido de viboras ardia hasta sus cimientos, con el sus secretos e intrigas. Con suerte, ninguna alma caeria. Muchos de ellos añorarian por largo tiempo los lujos que pudieron permitirse viviendo en aquel palacio.

Para otros, entre ellos yo, aquello no era sino una prision de cristal. En ella, una mirada que pugnaba por salir. Miraba al exterior, soñando que le esperaria una vez saliera. Pero una terrible garra la retiene, la hiere y la arrastra hacia la oscuridad.

Ella sigue alli, o eso debo imaginar. Rezo a los dioses como nunca para que las llamas se alejaran de ella. Y nuestros caminos vuelven a separarse.

Me siento perdido. No por su ausencia. Falta un rumbo. Nuestro plan se ha visto frustrado por a saber cuantos designios. Nos habremos librado al menos de todos nuestros males que venian de las sombra. Ese es el consuelo, y aleja a la sombra que se cernia, y traspasaba las miradas de aquellos que considero amigos. Sin rumbo por ahora

2 abr. 2012

En frío

Son movimientos que en ocasiones haces sin pensar. Ni siquiera sabes si lo has hecho por tu familia o por ti. O si, ni siquiera, por ninguna de esas dos cosas. Experimentar, tal vez.
Las cosas se piensan mejor una vez analizado cada punto, cada detalle. En frío. Me vence la empatía, la culpabilidad y mi propia forma de pensar.
¿Yo? ¿Arrebatar la vida a alguien a sangre fría? Mi maestro debe retorcerse en su propia tumba, él jamás me enseñó a ser cobarde y mucho menos, a ser una asesina.

Ambición. Me ciega, me corrompe, oscurece mi corazón y mi alma. ¿Saciaré mi deseo? Y cuando lo haga... ¿será suficiente?

Llega el arrepentimiento, el pensar que quizá es un error. Matar a alguien por limpiar mi nombre. Un hombre que no era trigo limpio, pero... que no merecía una muerte así, con su propio desconocimiento ante la mano asesina.
Hubiera preferido esperar a que despertara y, con el honor que siempre me ha enorgullecido batirnos en una batalla limpia. Honor... quedó como una palabra absurda. Si lo tuve lo perdí.

Solo una traidora cobarde, sin escrúpulos. Mi más oscuro secreto que tan solo una persona conoce. Una persona que ignora todo lo que me rodea ahora. Y que ojalá se quede a la sombra de la realidad.

[Nuevo diario XI]

31 mar. 2012

Palabras de un sueño

En mi mente mi mision estaba clara. Las palabras de la sombra eran como las palabras que iluminaban mis sueños. Todo paso que habia dado en mi vida me habia guiado hacia lo que estaba pasando en aquellos momentos. Mi tiempo en la oscuridad habia terminado. Ahora habia una luz en el sendero

Ignoro los nombres de las personas que han entregado su vida por la verdad, extirpando de su ser todo vestigio de la ambicion que corrompe, de todo lo que corroe el mundo para mal. Nadie haria el sacrificio que soy capaz de hacer. Me entrego a la causa por ellos, aunque les cueste la vida y la sangre. Nadie mas podria aguantar lo que yo aguanto. Nadie mas podria hacer el trabajo, contando con la posicion privilegiada, bajo el mando del emperador, nada podria salir mal.

El corazon de esa elfa estaba respondiendo. A cada latido, manaba oscuridad. Mis energias se consumian, al igual que las de ella. Pronto habria extirpado todo mal, pero aquella hoja atraveso mi cuerpo como si se tratase del Mal hecho materia.

Ahora sueño, sin saber cuando puedo despertar. Mis ojos se resisten a abrir, mi respiracion no se hace mas fuerte, y mi corazon se mantiene como en una duermevela. Agonia.
Una pesadilla que nunca termina, un don concedido por mi servicio prestado a cambio de no morir. Pero debo aguantar

Oigo pasos a mi lado. Voces confusas. Mis labios se humedecen, pero no se refrescan. No es el agua que por piedad me sirven a veces. Una mano invisible... toma mi ser y lo arrastra... hacia el abismo...

Largas explicaciones, diario

Me han envenenado, he investigado, he divagado, he intentado atar cabos y todo ello en menos de dos o tres días. No solo me han envenenado a mí, sino que también a Iefel y a otra mujer. Y no tenían intención de matarnos.
Hemos llegado a la conclusión de que tenemos algo en común, y ello puede ser algo, cualquier cosa, que nos está proporcionando poder. O eso creo.
Desde luego, no hablaré de que o quien es aquel que me ayuda, pero al menos he admitido que es así.

Han pasado tantas cosas que aún estoy desorientada.
Si ordeno mis ideas, puedo resumir que estando con Atur una pandilla de guardias o quienes fueran empezaron a atacarnos. Aunque más bien parecían ir a por mí. Perdí la noción de todo, la voluntad y cuando quise darme cuenta todos estaban muertos y Atur había desaparecido.
El alma de mi espada se manifestó, me explicó que era libre (o al menos un poco más) y no sería por mucho tiempo. Es un ser extraño, macabro y sádico, y sé perfectamente el riesgo de pactar con él. Sin embargo... un poco de poder nunca viene mal.

Se habían llevado a Atur y mi nuevo compañero y yo fuimos al rescate. Burlamos y nos libramos de los guardias, cuando quise darme cuenta alguien por detrás estaba amenazándome con la espada y por supuesto, me dejaron inconsciente.

Cuando desperté estaba encadenada con los brazos hacia el techo. Apareció la figura del espíritu de mi espada. Al principio pensé que me había traicionado, eso me hizo creer el muy... pero al instante vi que se trataba de una estrategia. Bueno, no estaba sola.
Me sentí incluso mejor al ver a Librillo, mi pequeño ratoncito. Le pedí que buscara ayuda urgentemente, y entonces solo faltaba esperar.

Escuchaba a Atur gritar de dolor por los latigazos, y me estremecí al pensar que realmente era culpa mía.

Llegaron a por mí, supuestamente era mi turno, ya sea para hablar o para torturar hasta la saciedad.
Me preguntaban una y otra vez por mi poder. No pensaba hablar, pensaba resistir todos los latigazos que hicieran falta. Pero llegó el momento de las amenazas. Y la simple idea de que esa gentuza hiciera algo a mis niños me quemaba el alma. Por lo que les hablé de la espada.
Aunque ella, o él, no parecía molesto.

Sin embargo me preguntaron por otro poder, y no era otra persona que Ethan. De él si que no pensaba hablar jamás, no volvería a traicionar a alguien y mucho menos a él.

Me prepararon para los latigazos. Me recordó a ese "recuerdo" que perdí y que tan solo vi, recordé a Adam y su forma de torturarme sin piedad. Me estremecí de puro horror.
Pero algo impidió que me azotaran. Atur, a pesar de estar débil, luchó para evitar mi castigo. No se imagina cuán agradecida estoy, en absoluto.
Mi "espada" me liberó de las cadenas y por fin pude defenderme y defender a Atur.
Cuando estaban ya casi todos, solo faltaba Daniels, el Paladín.

Durante la pelea, me agarró de los hombros, y entonces comencé a sentir un dolor agudo en el corazón. Ya no podía defenderme, solo resistir. Y cuando pensaba que todo estaba perdido, alguien atravesó a mi contrincante con una espada.

Ethan había venido, como siempre, al rescate. Y Hobsyllwin merodeaba por allí. Recordé la amenaza, y estuve nerviosa hasta saber que estábamos fuera de ese lugar. Aunque... realmente no me di cuenta de cuando salimos.


Me recuperé de mis heridas, y junto a Atur fuimos a ver al emperador, quien al parecer estaba colérico porque habían herido a su mano derecha y nosotros éramos los únicos sospechosos. Conseguimos una tregua, encontrar pruebas de que todo lo que pasó es real antes de que Daniels se despierte.
Buscaríamos al hombre que también estaba allí, en las sombras, encapuchado.

Fue fácil. Demasiado. Sobre todo porque no utilicé mis métodos legales. Él apareció de repente cuando Atur y yo ya nos habíamos separado en el mismo lugar donde estuvimos.
Quería llegar a un trato. Él hablaba y nos dejaba limpios y además dejaba de hurgar en mis asuntos peliagudos y yo a cambio envenenaba a Daniels con un veneno que él mismo me dio.
No me resistí, quería ver muerto a ese malnacido.

Cuando llegamos y Atur entró con nuestra "prueba" para hablar con el emperador, aproveché la situación para realizar mi parte del trato. En la enfermería vertí el veneno en los labios de Daniels. No sabía ni sé si está muerto, pero no puedo hacer más.
Y ya de paso... dejé el veneno en los aposentos de mi querida tía.

Quien sabe... quizá pueda matar dos pájaros de un tiro.
Y puede que salga de este sitio mucho antes de lo esperado.

Espero.

[Nuevo diario X]