23 jun. 2012

Tu ausencia

Como en todo viaje, las personas vienen y van. Los lazos se fortalecen en el camino, y a la hora de separarnos no dejan de serlo. Extraño la mirada de Darius, los consejos de Sol, la sonrisa de Aeryn, el humor del charco, incluso el sarcasmo del propio Hedrek o la locura de Alvin. Mi aventura tan solo ha comenzado, y esos vínculos, unos más fuertes que otros, me producen la felicidad deseada. Sin embargo existe un vínculo mayor, uno al cual una vez rechacé e incluso olvidé creyendo fielmente que jamás fue real.
Hace mucho tiempo que no veo a Drek, y es extraño pues siempre aparece dónde menos me lo espero. Aún recuerdo cuando volví a verlo después de todos los años transcurridos. Nunca quise escribir sobre ello, pero puede que ahora necesite ordenar un poco mis pensamientos.

En realidad... fue una mezcla de felicidad, dolor y miedo. En primer lugar me desconcertó el hecho de que trastocara lo que yo daba por seguro: que no era real. Cuando comprobé que lo era fui feliz por recuperar a un amigo que significó mucho en mi vida, y al recordar lo ocurrido sentí una punzada de dolor por el mismo motivo de mi felicidad.
Y... ¿qué significaba su regreso a mi vida? O más bien... ¿qué significa ahora su ausencia?

Conozco mis pensamientos, mis prioridades. Y... ¿mis sentimientos? Ethan es por seguro el hombre a quien más amo, jamás podrá cambiar si él nunca lo hace.
Drek sí, fue mi primer amor. Pero siempre destacando un tiempo en pasado. Ahora lo extraño, sin embargo no es la misma sensación que me produce la ausencia de Darius o incluso la de Sol. Sólo el simple hecho de cuestionarmelo me aprisiona el corazón.

No es amor, es una maldición.

[Nuevo diario XVII]

1 comentario: