3 jul. 2012

Terribles consecuencias

- Sabías que no toleraríamos el fracaso

- La magia que empleamos era muy arriesgada, no podía funcionar durante mucho tiempo - dijo entre dientes, conteniendo el miedo y la ira que bullía en su corazón.

- Dijiste que serías capaz de controlar la situación, que lo conseguirías.

"De lo contrario, no habría ganado tu favor y me habrías ofrecido en sacrificio a la Diosa" pensó, frustrado. Había notado esa sorna en su voz, a pesar de que no le miraba directamente. Era un problema menor, y aquello solo había sido una pequeña prueba, una demostración. Pero con consecuencias terribles, para ambas partes.

- Pero no está todo perdido. La Diosa no te requiere todavía en su seno... - mascullaba todavía con sorna, una sonrisa ladina curvaba sus labios. - Y esa elfa jamás podrá olvidarse de vuestro encuentro. Está condenada a la destrucción... y todo gracias a ti.

Ocultó un suspiro al ver que tal vez pudiera salir con vida. Ella siguió hablando del progreso de nuestro cometido, mientras la ciudad seguía moviendose en la Antípoda Oscura. La sensación de seguir viviendo le cegó, no escuchaba sus palabras. Podía ver llegar otro día más.
Fue entonces cuando lo tomaron a la fuerza y comenzaron a arrastrarlo.

- No temas. Seguirás sirviendome. El lugar a donde te llevan... bueno... digamos que estarás mucho más cerca de la Diosa.

Y el temor se apoderó de su corazón, imaginando terribles torturas que solo podían escucharse en susurros, leyendas demasiado horrorosas para darles crédito.

1 comentario:

  1. Tranquilo, si no te mata ella te mataré yo... y créeme, prefieres que te mate ella.

    ~Kyra~

    ResponderEliminar