12 jun. 2012

Frío

Creía que después de tanto tiempo, sería diferente. Una bienvenida amable, sino cálida. No era demasiado pedir. Pero mi llegada había sido más bien como el recibimiento de una nueva herramienta, una nueva arma. Me sentía observado, todo el tiempo siendo evaluado para el uso que podía dar a mi llegada, mis motivaciones, mi experiencia en la superficie.
Todos deseaban saber, conocer lo que se fraguaba allí arriba. Pero no era una curiosidad inocente, no era saber por el simple hecho de saber. Casi esperaban intentonas constantes contra ellos, reuniones enfurecidas junto al fuego para avivar el odio por ellos.
Recordé que era más propio de ellos, los que consideraba mi pueblo.

La situación, el ardor inicial se fue apagando con los días. Y entonces fue cuando ocurrió. Desperté de un pesado sueño, en el que todo parecía irreal. Casi no podía creer que ya no soñaba cuando desperté encerrado, entre las frías paredes del subsuelo.

No podía escapar, por mucho que lo intentase. Tampoco sabía que estaba ocurriendo. Tal vez no debería haberme permitido el sentirme parte de algo, aunque la lección ya está aprendida. El tiempo pesa muchísimo entre rejas

1 comentario:

  1. ¿¡Pero qué demon...!? Drek, voy a matarte, luego mataré a quién te encierra y luego volveré a matarte por hacerme ir a rescatarte... si algún día descubro que estás ahí.

    ~Kyra~

    ResponderEliminar