8 dic. 2012

Diferentes

Aquí estoy, nuevamente en Moscú.
Las cosas han cambiado mucho en los últimos días, y la verdad no sé si ha sido la decisión adecuada.
He vivido nuevas experiencias que han concluido con el mismo final que aquella vez en la moto, con Andrea y sus colmillos afilados. Y eso sí lo tengo claro, me ha encantado.
Ella y yo hemos compartido algo, y ahora he encontrado la diferencia entre placer y amor. Pensaba que estaban unidos por el mismo gancho, pero se ha abierto en dos y me ha demostrado que una cosa puede ocurrir sin la otra.

Ahora... de alguna manera lo hemos entrelazado. Lo hemos dejado en una relación abierta, pero... ¿ella realmente desea eso?
Yo no quiero compromisos de ningún tipo, al menos no todavía. Aún no conozco la sensación de estar enamorada, y me pregunto si con ella la encontraré. Y si no lo hago, puede que todo se deshaga, aunque ella me haya prometido que nada cambiará.
Lo único más cercano al amor ha sido fascinación, y no ha sido por Andrea, ni tampoco perdura hoy en día después de tanto tiempo alejado.

Entonces... ¿realmente ha sido una buena decisión?
¿O... placer y amor irán siempre separados en mi camino?

1 comentario: