28 jun. 2012

Sospechas

Desde su alta posición, observaba. Atenta a cualquier indicio, como si se mostrasen como un gran punto brillante entre la multitud, de amenaza. Esperaba encontrar al enemigo a sus puertas, armados con la rabia que se les había dotado por no entender. Al igual que con el dolor que fingían tener.

Sus consejeros pedían atención y más atención por la situación decadente, y un descontento que crecía por días. ¿Esperaban acaso que todo mejoraría en poco tiempo? El patán al que había dotado del mando no sabía el caos que había formado. Su castigo había sido cumplido, y su cuerpo había sido lanzado a los perros, para su deleite.

Pero ese deleite tendría su límite. Ya empezaba a notar ese ardor, esas brasas que podrían convertise en llamas. Las ejecuciones de los rebeldes deberían haber sido suficientes como para acallar sus ánimos de cambio y heroismo.

Algo les retiene en su estupidez. Algo debe de haber cambiado ahora

1 comentario:

  1. Disfruta mientras puedas, porque la hora del cambio está a punto de llegar. Al igual que tu propia hora.

    ~Kyra~

    ResponderEliminar