22 oct. 2012

De camino a una cita sin concertar

Una misión, un nuevo encuentro. Todo sea por el Ministerio... No, qué cosas digo. Todo sea porque me dejen en paz esos inútiles que están arriba, por encima de mí. Porque este trabajo es un martirio. Nada comparado con lo que todos hemos pasado allá abajo. De veras, era más fácil cuando todos estabamos en las aguas del Limbo, sin saber qué era arriba o abajo, sin saber quien gobernaba o quien luchaba. En serio.
Espero que al menos la muchacha colabore, o de lo contrario habrá que actuar. Porque los hay quienes llegan con recuerdos muy vívidos de quienes fueron antaño. Pero amigo, aquí la historia es muy diferente. En el final del cuento, nosotros lo perdimos todo.

1 comentario: