3 ago. 2011

Un gran paso

Mis decisiones son rápidas. Como dijo Iefel: Yo no corro, vuelo. Y tiene razón, quizá voy demasiado deprisa con todo, pero… no quiero detenerme ahora. Ya sé que parezco serena, pero no, estoy más nerviosa que nunca, porque sé que he dado un paso enorme con mi vida.

Tuvimos una charla mientras intentábamos conciliar el sueño. Su herida ya está mucho mejor, a pesar de haber tenido fiebres he intentado cuidarlo aunque sea una bruta. No es mi intención, claro está. Entonces surgió el tema, y en este caso le respondí un quizá. Luego no hablamos en toda la noche.

Al amanecer, tras tomar el desayuno decidí dar un paseo para despejarme. Hasta que sentí sus manos rodearme por detrás. Ya no llevaba los vendajes, al contrario que la noche anterior. Apenas dijo nada, tan solo se arrodilló delante de mí, sosteniendo mi mano con suavidad. La primera vez no lo hizo en tono de pregunta, así que lo repitió una segunda vez: “¿Te casarás conmigo?”. Y bueno… un tímido “Sí” salió en susurro de mis labios.
Luego sacó un anillo bastante fino, que sostenía una especie de gema que cambia de color según le dé el Sol. Me lo colocó en la mano derecha, en el dedo anular. Eso hizo que me diera más vergüenza aún. Después nos besamos como nunca, un beso tímido y a la vez eufórico. Mientras nos abrazábamos comenzó a nevar, y al mirar alrededor me di cuenta de que estábamos sobre un lago congelado, con aquellos círculos que él formaba para no caer. El viento era suave y el rumor de la brisa acompañaba el momento. Nunca imaginé que el compromiso pudiera ser tan… tierno, romántico y dulce.

No quería que se agotara el momento, quería continuar con esos besos y abrazos. Nunca me sentí tan feliz como ahora, y esa felicidad no se agotará fácilmente. Él tenía otra alianza parecida a la mía, y completó los cinco anillos en su mano derecha. Ambos las notábamos extrañas ahí, pero supongo que nos acostumbraremos.

No me importa ni cuándo, ni dónde, pero sí… quiero casarme con Ethan. Nunca podría explicar un sentimiento tan intenso.

Y ahora… ¡a festejarlo por todo lo alto!

[Diario XXXVI]

2 comentarios: