9 ago. 2011

Regalo

Todo tembló cuando de mis besos escuché un pequeño latido, no de un corazón, sino de vida exaltada. El vientre de Kyra rebosaba de vida, apenas creada, gozosa de estar en el mundo. Caí en la cuenta de mi descuido, y temblé ante su reacción.

Lloraba, diciendo que era demasiado pronto. ¿Cuando pensaba tenerlos? ¡Nuestro amor estaba ahora, y podíamos entregarselo a esa criatura sin reparo alguno! Pero era una decisión de dos, y nada del mundo podría cambiar aquello. Quiso decirselo a su hermano, pero antes necesitaba saber que pensaba del futuro de nuestro hijo... ¿o tal vez hija? No podía evitar emocionarme un poco al pensarlo. ¿Precipitado? Desde luego, pero no me arrepiento

Nuestra aventura ha cambiado de forma radical, y espero tomar los pasos adecuados. Si esto se ha escapado de mi control, intentaré que no sea así de nuevo en un futuro. Hay algo allí, brillando, esperandonos. La felicidad

1 comentario:

  1. Aún nos quedan muchas cosas que hacer... quizá no sea un buen modo de vida para criar a un hijo...

    ~Kyra~

    ResponderEliminar