20 oct. 2015

Os necesito más que vosotros

Siento que tiemblo, que mi corazón late de una forma diferente. Aún no sé qué es, cómo llamarlo. No me arriesgaré a ponerle un nombre, pues anteriormente he usado esa palabra en personas por las que realmente no lo sentía.
Y como aún no sé cómo es, prefiero pensar que solo es miedo.

¿Cuándo aprendí a amar? Me pregunto si también sentí miedo cuando en mi interior se formaba algo tan hermoso pero al mismo tiempo, peligroso. Por eso me pregunto si existe algún tipo de... transición. Un momento determinado en tu vida en que sabes ponerle un nombre. Sin embargo, normalmente se suele saber, se asegura que se ama.
Pero yo no puedo asegurar si odio. Llevo tiempo preguntándome qué sentirán las personas para llegar a semejantes actos. Lo máximo que he vivido ha sido ira, lo cual quizá sea lo más parecido a ese sentimiento.
Quizá sea eso. Pero de momento, como he mencionado antes... lo llamaré miedo.

Dicen que soy como un lazo. Un lazo que mantiene a toda mi familia unida, un lazo necesario. Y la verdad, aunque puede que la carga sea difícil de llevar en ocasiones... soy feliz de que sea así. Me hace realmente feliz que ellos me necesiten. Es algo mutuo. Si ellos no me necesitaran yo estaría perdida. Yo tendría menos razones para existir.

Entonces... sabiendo que ella fue antaño tan importante para mi familia como yo lo soy ahora... no puedo evitar sentir ese miedo.
El miedo a que ella sea suficiente.

El miedo a que dejen de necesitarme.

No hay comentarios:

Publicar un comentario