22 abr. 2011

Una carta recién escrita

Mi querida Kyra:
Soy un cobarde, sí, y puedes reprocharmelo cuantas veces quieras. He pasado la noche en vela por el agotamiento y el dolor, también por las pérdidas de mis hombres. Pero también porque ha llegado el momento de verte marchar. En ti he encontrado algo que no creía poder hallar en estos tiempos: una amistad, que aunque en escaso tiempo, ha sido suficiente para crear un lazo fuerte

Espero que me perdones por no despedirte en persona, pero mi corazón queda abatido al verte marchar. El tiempo ha sido corto, y nos quedan muchas conversaciones en el tintero. Tendré que esperar al momento oportuno en que quieras volver a cruzar el mar, para poder llevarte

Te deseo toda la buenaventura que pueda haber en este mundo y en el siguiente. Mi barco te espera con los buenos vientos y la fortuna de tu presencia.

Con todo mi afecto,
Darius Scyon

1 comentario:

  1. Querido Darius, suerte que pude despedirme en persona finalmente.

    -Kyra-

    ResponderEliminar