22 abr. 2011

Pequeña despedida

Mi querido Darius:
Para comenzar esta carta, no eres un cobarde. Pero me ha herido no poder despedirme de ti en persona, pues no es la primera vez que me pasa y la verdad he sufrido mucho por ello. Pero por lo menos me has escrito una carta y tus palabras me han conmovido. Sí, llevamos poco tiempo a bordo en el mismo barco, tú continuaras el camino que el mar recorre y yo buscaré el mío propio, intentando que coincida en alguna ocasión con el tuyo. Ha sido un tiempo escaso como bien has mencionado, pero también he encontrado en ti una amistad. Una gran amistad.

Reconozco que pensé que pasaría el viaje encerrada en mi camarote mientras el malvado capitán custodiaba mi puerta en persona para evitar escapismos por mi parte. Me hace gracia el pensar por dónde han circulado los acontecimientos. Eres una maravillosa persona, Darius, y me ha agradado sumamente haberte conocido y establecido una amistad contigo. Volveremos a vernos, te lo prometo. Mientras tanto, cuida de tu barco, de tu tripulación y te deseo buenaventura en todo.

Algún día necesitaré volver, por lo que te buscaré. Si ves a mis acompañantes diles que los espero durante siete días tal y como te dije. Y en el caso de que no puedan pagarte, cuando los traigas aquí yo lo haré. Muchas gracias por todo, que el mar te cuide.

Un abrazo. Con todo mi afecto,
Kyra Dakota

1 comentario:

  1. Tu presencia ha dejado, inevitablemente, huella en el corazón

    - Darius Scyon

    ResponderEliminar