18 abr. 2011

Destinos

- Sabes por que estás aquí. Queremos algo de ti, y tú de nosotros. Solo tienes que colaborar

El aludido asiente, cabizbajo y aturdido. La luz apenas vive en la estancia. Todo está cubierto por la penumbra, acentuando el desánimo y la tristeza que la situación merece. El remordimiento, la ira y la impotencia, juntas en un mismo corazón

- Adelante, puedes comenzar
- Está aquí. Piensa abandonar el continente, y pronto.
- Continúa
- Sé en qué barco van a zarpar

La conversación continúa, en sombras
No hay lugar para el antiguo afecto y los recuerdos de viejas amistades. Todo eso cayó con el peso de la traición, y sigue en descenso

---

Toda la tripulación se movía, o bien esquivando a los cargueros con su pesada tarea, o bien corriendo para no perder el barco en el que se paga pasaje. El trío de viajeros están reunidos en una mesa, comentando el próximo paso a seguir, mientras una mano, antes amiga, los traiciona. La noticia corre por todo el reino. La recompensa es grande por eliminar a los enemigos del rey, y aunque no se les persiga como a perros, algunos están alertas.

Los tres se permiten la risa, sin saber del todo lo que ocurre. Pronto zarparán dejando atrás el miedo y las heridas abiertas. Nada enturbia los pensamientos bajo el cielo azul, hasta que llega el grito

- ¡Cogedlos!

Pronto entienden que han de correr. Separados para ganar tiempo y terreno. Las miradas que se cruzan durante un último instante.
Ella llega a la pasarela, que cruza para llegar a la cubierta. Después, se vuelve para ver lo terrible. Ellos dos caen al agua, más afectados por el cansancio y las heridas del viaje que por aquella flecha tan desafortunadamente certera

El barco comienza a zarpar, justo a su hora, y alejandose del conflicto. La encerrarían a esperar el juicio del capitán, que ya no podía dar marcha atrás. Y las lágrimas dejarían paso al dolor

---

- Ya despiertan

Aturdidos y agotados, abren los ojos a la luz de una pequeña vela. Estancia lúgubre y pobre, con presencia extraña, tal vez hostil. Recuerdos lejanos que no aciertan a encajar

1 comentario:

  1. Volveré a por vosotros. Y esta vez no habrá confianza alguna ni flexibilidad ante el dolor ajeno.

    ~Kyra~

    ResponderEliminar