23 abr. 2011

Fin del trayecto

Una larga trayectoria recorrida y parte de ella inconsciente. Los piratas atacaron el barco y a pesar de que me ordenaron quedarme en el camarote, no podía dejarlos morir sin intentar echar una mano. Tras unas heridas, los oídos ensordecidos debido al ruido que emiten los cañones, llega el triunfo y con ello un grito de victoria por parte de todos. Yo me limité a alzar los brazos aliviada y dejándome caer en la cubierta del barco. Estaba agotada y herida, pero tranquila, pues el peligro ya había pasado.

Desperté en la enfermería y Darius me explicó lo que pasó. Ahora tenían un barco que vender y algunas cosas más, aunque la pérdida de algunos hombres fue inevitable. Aún así ambos nos alegramos de que el otro haya sobrevivido. Pero me informa que el destino está próximo y sin apenas darme cuenta ya estaba haciendo la maleta y cogiendo mis pertenencias para irme.

No quería irme, me gustaba esa vida y la gente del barco me había tratado muy bien. Casi pensé que no podría despedirme en persona del capitán, por suerte, lo encontré y nos fundimos en un abrazo. Le prometí volver a vernos, y espero cumplir mi palabra. Más despedidas, Alex, su hermano, también me trató de manera educada. A su manera, pero es un buen chico. Por eso se ganó un beso en lugar de una bofetada. Y tras un vistazo atrás mientras me voy y muchas manos despidiéndome desde el barco, emprendo el rumbo hacia lo desconocido.

[Diario X]

1 comentario: