15 dic. 2014

Romper con todo

He roto con algunas cosas. Dejado atrás cierto problema que me impedía ser del todo feliz. He dado un gran paso del que espero no arrepentirme.
Se acabó. Permitir que Falk se acerque tanto a mí, aunque sea para tener una buena relación... no haría otra cosa más que envenenarme por dentro.
Por eso, porque aún le quiero y necesito que ese amor se esfume, nos hemos dicho adiós.

Me duele. A veces, mirando mi móvil, temo cogerlo rápidamente, marcar su número y pedirle volver a verle. Temo encontrármelo por la calle y no poder reprimirme las ganas de abrazarle, de besarle de nuevo.
Pero veo la sonrisa de Daniel, me refugio en sus brazos y me olvido de todo. Recuerdo su amor y mi amor por él. Ya es más fuerte que el que podía profesar por Falk. Aunque con él fuera más intenso. Son diferentes, eso es lo que quiero. No volver a sufrir por alguien de esa forma. No creo merecerlo.

Al haber dicho adiós, mi decisión fue firme. Ya llevaba un tiempo pensándolo, pero cuando Daniel me lo preguntó sentí en mi corazón que debía hacerlo. Era el momento indicado.
Una nueva vida junto a él, compartiendo la misma cama todos los días, los desayunos, las risas, las lágrimas. Apenas nos separará el trabajo o las clases, pero al volver a casa nos encontraremos con nuestro calor.

Me ha apenado empaquetar mis cosas, despedirme de mis amigos. Sobre todo de Elijah. Pero sé que estarán ahí siempre, al igual que yo lo estaré para ello.

Mi vida comienza de nuevo, no desde cero, pero sí desde otro prisma.
Solo deseo que salga bien.

1 comentario:

  1. Cuando terminaba nuestro espectáculo, nos tomábamos de las manos para unirnos y despedir al público, hasta que se bajara el telón.
    No me sueltes ahora, pues tenemos toda una vida para brillar.

    - Dante

    ResponderEliminar