14 ene. 2012

Muerte

Hace bastante que perdí el hilo del tiempo. No recuerdo bien lo que ha estado ocurriendo estos últimos días, ni tampoco sé exactamente que partes han sido soñadas o no. Bueno, realmente si que lo sé, pero me hubiera gustado que todo lo sucedido hubiera sido una pesadilla cruel.
Últimamente he estado echada en la cama practicamente todo el día y la noche. Sin embargo la primera vez que sentí el contacto con una, fue todavía en algún lugar de aquel extraño plano. Malherida, sin fuerzas y sin poder mover ninguna parte de mi cuerpo, salvo la cabeza.
Realmente pensé que me había quedado inválida para toda la vida, y deseé estar muerta antes que vivir impotente a todo. Incluso sabía que así Ethan y mi familia no tendría que sufrir las consecuencias de mis actos. Sí... estaba mejor muerta. Pero cuando ví a Sol a mi lado y me explicó que pronto me podría mover, aquellos pensamientos desaparecieron.

Nunca olvidaré ese combate. Conseguí llegar a Sol y... a pesar de que he logrado que llegue a odiarme por mi traición, llegamos al acuerdo de vencer a Rass y a Espejo, ya que tanto ansiaba encontrarme y vengarse.
Cuando mantuve mi lucha con ella y creí haber ganado, entonces ocurrió.
Ya había inmovilizado mi brazo derecho, y el fuego era su arma más efectiva. El fuego...
Su puño, duro como la piedra e impregnado fuego se hundieron en mi pecho hasta límites que me dejaron sin más opción que dejarme caer. No podría describir esa sensación, no el dolor, sino el ver como poco a poco, la vida se escapaba dejándome desnuda ante la muerte. Y cuando todo se volvió negro, supe o... más bien creí, que jamás volvería a ver un nuevo amanecer.

----Mis últimos pensamientos...----

Pero según me explicó Sol, tras haberme cogido de aquella parte del bosque en la cual había despertado sintiendo un gran calor a pesar de estar lloviendo, alguien intervino en la pelea.
Entendí que no hubiera sido él mismo, pues... a pesar de todo le traicioné. ----Sin embargo, me siento...----

En cualquier caso, Reflejo había intervenido y aprovechando que su propia hermana a la que tanto odiaba estaba indefensa, se las arregló para acabar con ella. Y por fortuna, decidió perdonar mi vida.
Quizá si que haya algo humano en ella... o simplemente no le interesaba matarme. Pero le debo la vida. Y no pienso renunciar a ella con misiones suicidas que no me incumben.

Y acabadas las explicaciones y encontrar en Sol algo de verdad en todo lo que pasamos, decidió separar nuestros caminos. Quizá es lo mejor para todos. Quizá es normal pues, al fin de cuentas, le he traicionado. Pero aunque así sea, el peso de mi traición no dejará tranquila mi conciencia... borrando los restos de una amistad que tanto logró llenarme.

[Nuevo diario IV]

1 comentario:

  1. Es bueno saber que significo algo para ti, aunque sea en el momento de la despedida
    · Sol

    ResponderEliminar