12 ene. 2012

El trato

El castillo permanecia en silencio. La ultima visita ya habia sido recibida, y solo algunas horas faltaban ya. Para mi serian como segundos en el atardecer infinito de este plano. No la escuche cuando llego, permanecia sentada mirando el cielo a mi lado, recostada sobre la amplia mesa del salon. Su gesto de indiferencia no habia cambiado nada, solo podia adivinar que seguia viva gracias a las volutas de humo que despedia su pipa.

- Ella tiene ideales, no como tu - me dijo al percibir que la miraba, con curiosidad - No lo traicionara asi como asi.
- Lo hara por el niño
- Y Rass va a molestarse mucho por entregarle al dragon por esa nimiedad - respondio mordazmente

"Los pequeños placeres de Anthica, observar como las fieras devoran a su presa"

La ignore mientras la musica volvia a sonar, cumpliendose mi deseo de no querer seguir escuchando aquella voz que iniciaba una conversacion. Una segunda nueva presencia, airada y colerica, se aparecio ante nosotros.

- No en mi casa, Innoc, ya conoces las normas
- Desde luego, y tu las has roto todas - añadio ella, sus ojos estaban encendidos de rabia - Yo voy a tener la misma consideracion con ellas, se acabaron las tratos gentiles. No se me escapara esta vez

Asenti, esperando que se marchase de una vez. La caza habia comenzado. Una vez eltrato estuviera cumplido, ya no quedaria nada que los protegiera en este mundo.

2 comentarios:

  1. Jamás dejaré de luchar por aquello que quiero. Aquí estoy, para acabar con todo este asunto si tanto deseas...
    Pero no te dejes guiar por la ira o la ambición, quizá pueda resultar fatal.
    Tendrás tu combate justo... ¿es lo que tanto ansías, Espejo?

    ~Kyra~

    ResponderEliminar
  2. Irene: ¡Me cago en todo! ¡No quiero morir aún! *ncurienfuiernpuin* (Sonido sin traducción que expresa mi total desesperación)

    ResponderEliminar