12 ene. 2012

Crepúsculo permanente

Y cuando todo estaba transparente, una nube gris y tormentosa consigue transformar todos mis pensamientos. Una vez organizadas mis ideas en ese estúpido esquema que he hecho hace un rato, permanezco sin saber del todo que hacer.
Tras aquella charla con Zekkyou, el miembro del Sol Negro que había desestabilizado mi vida por completo, estoy totalmente aturdida y aún no sé a quien creer de ambas partes; si a un desconocido de hace dos días, o a mi amigo de hace un tiempo, el cual guarda un pasado demasiado extenso para su raza y quizá, demasiado turbio.
Ya he llegado a la conclusión de todo. El trato está sellado con lo más fiable de todo. La sangre es la mejor de las firmas, y la muerte será el resultado de una traición.
Admito que sí, llegué a ese pacto sin haber todavía reflexionado del todo sobre mis actos. Pero la oferta era el mayor de mis deseos, y el castigo será mayor que eso, no tengo la menor duda. Pero no me importa, siempre que pueda sentir por última vez el cuerpo cálido de mi niño y asegurarme de que esté a salvo... aunque después no pueda verlo jamás.

Y ahora ya tengo mis ideas claras. Cumpliré el trato, principalmente para no morir de forma patética. Sol llegará a alguna conclusión que aún está en duda. Pero está claro que no se dejará atrapar tan fácilmente. Y cuando tenga a mi hijo, intentaré protegerlo. Ethan... no sabe nada de esto, y probablemente no reaccione ante la situación.
En cuanto a mi posición ante todo, he decidido mantenerme neutral. Cumpliré mi trato e intentaré por todos los medios que Sol entre en razón y no muera. Para salvar su vida y evitar más dolor en todos nosotros.
Sin embargo, mi trato es solo con Zekkyou... y estoy segura que habrá alguien reclamando venganza en algún lugar. Para entonces estaré preparada. Continuaré luchando por lo que quiero. Mis razones para vivir son infinitas, y no pienso dejarme vencer tan fácilmente.
Pronto, en aquel crepúsculo permanente.

[Nuevo diario III]

1 comentario: