30 jun. 2011

La torre

El silencio reconforta. Es alivio y consuelo para mi alma, en constante tribulación por lo mundano que vive a mi alrededor.

La oscuridad ampara. Es protección y abrigo para mi espíritu, en constante delirio para los ultrajes de lo mundano hacia lo divino

Ya casi no recuerdo el reflejo en un espejo, la visión de un mar en calma, la suave brisa moviendo los pastos para los rebaños. El recuerdo de lo oscuro lo llena todo. Es imposible discernir entre sueño y desvelo. Y la única luz que ha de estar permitida es la que procede del Altísimo. Solo cuando estemos preparados podremos salir a contemplar de nuevo lo que está vivo.

Gritar no sirve de nada, los Dioses no escuchan lamentos vanos
Llorar es en vano, nuestras lágrimas no son comparables con las Lágrimas que Ellos derramaron

Solo queda aguardar la Iluminación, la Visión, la cercanía a lo Verdadero. Encerrados en esta gran torre, debemos encontrar las escaleras que nos conduzcan hacia lo alto. Si sigues el Verdadero Camino, Ellos te guían. Y se te bendice con una caricia anónima

El contacto de aquellos que superaron la Prueba, es como aliento de vida

1 comentario:

  1. Me gustaría poder enseñarte el Mar mientras su brisa acaricia nuestros rostros. Pronto lo haremos, lo prometo.

    ~Kyra~

    ResponderEliminar