1 jul. 2011

Visitando fantasmas

Había olvidado las tormentas de nieve en mi vieja ciudad. Cuando era pequeño, me contaban algo semejante al otro lado del mundo. Las temibles tormentas de arena. Incluso de nuestro inexpugnable castillo debíamos refugiarnos en las bodegas y sótanos. Los desprendimientos eran muertes seguras y fáciles de conseguir
Entonces leíamos historias de terror, donde terribles bestias que tomaban vida de la misma nieve paseaban como en su hábitat natural durante las tormentas. Después, nadie quería reconocer que no había podido dormir en toda la noche

Ahora ya no hay nada que temer. Pasará, como siempre ocurre. Aunque los terribles monstruos siguen apareciendo entre las pesadillas. Y los moradores de la nieve conseguirán adentrarse en la ciudad como sombras, y acabarán con cuchillo a aquel que se les cruce
Los cadáveres que queden no serán solo de la tormenta. Hay peores catástrofes que las naturales, y muy a menudo se trata del egoísmo de las razas inteligentes

Ahora está sitiada, y es una guerra en la que no puedo ni siquiera combatir. Para quien lo olvide, estoy muerto. Y mi linaje también va camino de la destrucción. Si termina conmigo, intentaré darle un buen final.

Y mientras tanto, ¡a huir!

3 comentarios:

  1. Es una guerra que espero que consigamos evitar. ¿Huir? Vosotros por un lado y yo por otro, para variar. Si es que no me queréis nada.

    ~Kyra~

    ResponderEliminar
  2. En el futuro, tendrás ocasión de echarmelo en cara. De momento, agradeceré a quien sea que todos sigamos juntos, y vivos
    - Ethan

    ResponderEliminar
  3. Oh bueno, puedo valerme por mí misma siempre que me abandonéis. Seguro que continuaremos juntos y vivos por más tiempo.

    ~Kyra~

    ResponderEliminar