28 jun. 2011

Volver a nacer

Como una luz diminuta sobre un telón oscuro. Miriadas de imágenes sobre mi pasado, del que durante meses he intentado restaurar. Vagas pistas sobre cartas con nombres desconocidos, y apenas colgantes desgastados que parecen reliquias familiares de las que apenas sabía nada.

Ahora todo está tan claro. Me faltó el aire cuando todos los recuerdos volvían a mí a una velocidad pasmosa. Me faltaron las lágrimas de dolor por todo lo que había perdido, incluido el tiempo.
Un rostro sonriente ante mí, fue lo que me ayudó a no cerrar los ojos para siempre y perderme

- Vamos, despierta... Ella te está esperando...

Sus ojos rojos, malignos por lo general en su raza, despertaban todo lo contrario. ¿Qué hacía un tiflin como ese siguiendo a mi hermana? Todavía seguía sin respuesta, como tantas otras cosas. Intentaba poner en orden mis propios pensamientos mientras recuperaba el aliento. Y como si fueran multitud, el tiflin y el mago me ayudaron a levantarme, dandome ánimo y esperanza

Rieron conmigo ante mi desastroso aspecto: cansado, desastrado en ropas y muy confuso. Y una risa floja de alegría, y nerviosismo a la vez. Demasiadas emociones de golpe. Cuando por fin pude tenerme en pie, me senté junto a ella. Todavía dormía, tan plácidamente como solía hacer en su cama. En eso no ha cambiado nada

Más adulta, más responsable, o eso espero. Me ha salvado la vida, y no sé como darle las gracias. A ella y a sus compañeros, que al parecer también son los míos. Si se entregan de esa forma, espero que sigan siendolo durante mucho tiempo

1 comentario:

  1. Siempre podemos recuperar el tiempo perdido. No necesito que agradezcas nada, haberte encontrado es el mayor regalo que podrías haberme ofrecido.

    ~Kyra~

    ResponderEliminar