17 jul. 2011

Acólito

Encontré por fin el camino hacia la luz. No había perdido mi camino en todo este tiempo, por mucho que ignore cuanto ha sido. Muchos cedieron al hambre, a la sed y a la locura de la oscuridad y la soledad. Ya nos lo advirtieron. Solo los más fuertes sobreviven a la Prueba.

Las últimas escaleras estaban iluminadas por la luz del astro nocturno. Casi había olvidado lo que era el color. Mis plegarias silenciosas habían ocupado todos mis pensamientos, Ellos me ayudaron a seguir adelante. Habría perdido la vista de ser su Voluntad, pero no me habían exigido pago alguno. Había salido intacto de todo aquello

Estaba en la planta más alta de la torre. Toda una plaza en la que podía ver el Cielo en su plenitud. Me sentí lleno de divinidad, aquella brisa fría que recorrió mi cuerpo era un suspiro por permanecer con vida. Entonces, una tormenta se desplegó, magnífica y poderosa, en el cielo. La lluvia no tardó en seguirla.

Abrí mis brazos y me dejé tocar por las lágrimas de los Dioses, nuestra mayor bendición como mortales. ¡Aquello debía de ser una señal! ¡Tenía el consentimiento de los mortales, y también de los inmortales! Reí como nunca lo había hecho, lleno de júbilo. Me sentía completo, el vacío que anteriormente ocupaba en mi corazón había desaparecido

Mis rodillas cedieron ante el cansancio, aunque seguía riendo. Bajé la cabeza, a punto de desfallecer. Y entonces contemplé mis manos. El agua de la lluvia comenzaba a disipar la sangre que las bañaba. Comenzaba a recordar...

Sí había un precio a pagar, un sacrificio. La vida de los menos dignos, absortos en su locura, centrados en sus necesidades carnales, ¡aquellos no podían llegar hasta lo alto! Puse fin a su vergüenza y a su vida, por no poder conseguir llegar hasta el final

Cerré los ojos, esperando la aprobación de algún ente que confirmara mi devoción, y fue cuando sentí una mano en mi hombro, afectuosa

- Los Dioses te aman - me dijo, haciendo que renaciera mi sonrisa - Te han concedido la vida, ahora les pertenece. Comienza tu vida como Atalay

1 comentario:

  1. ¿Estás seguro de que deseas eso? Espero que no nos hayas olvidado.

    ~Kyra~

    ResponderEliminar