13 jul. 2011

¡Un pergamino menos para ti!

Ahora duerme. Se ha hecho de noche y todavía no consigo dormir, así que le he robado un pergamino a Sol para poder escribir. Si lo echa en falta, pues... ya le echará la bronca a Iefel. Se sentirá poderoso ahora que tiene a alguien a quien mangonear. Y yo de mientras, puedo estar con Kyra

Tiene fiebres muy altas, y tiembla. Cuando le tomo la mano, parece que se relaja, pero esa herida tiene muy mal aspecto. Debí salir yo primero de la trampilla, sabiendo que un ejército acampado al otro lado del muro que bordea la ciudad. No pensé que serían tan numerosos como para abarcar tanta tierra. El túnel es muy largo, pero aún así no era suficiente

La vi caer totalmente inerte, como una muñeca, golpeada y malherida. Supuse que sería el cansancio que la habría debilitado, pero después vi la sangre. Apenas se movía, y aquel último movimiento para asestarle a aquel gigante parecía su última voluntad. Temí que, después de eso, no volviera a levantarse

Siempre bromea con ser imbatible, o con mis poderes desmedidos que ella cree que tengo. Ni ella es tan imbatible, ni yo soy tan poderoso como para evitar que casi la mataran.

De aquel cuerpo ya no queda nada. Su misma espada quedó destruida. Y sus compañeros, vulgares soldados que exploraban la zona, están muertos. Dudo mucho que se atrevan a acercarse aquí. Es lo mínimo que he podido hacer después de ponerla en peligro: evitar que nuevos enemigos vengan a nosotros.

Todavía a veces me pregunto que ha hecho ella conmigo. Apenas me reconozco ya de hace muchos años. Y en apenas meses, me ha convertido en una persona totalmente diferente. Se ha convertido en mi punto flaco, y en la merma de mis capacidades. Pero que arda el infierno antes que dejarla

1 comentario:

  1. Supongo que eso es lo que se llama Amor. No te preocupes, no te librarás de mí tan fácilmente.

    ~Kyra~

    ResponderEliminar