22 ago. 2015

La conversación por fin acabó pero mis miedos continúan en mi interior. He visto sus pensamientos tan claros como si los estuviera rasgando con una pluma. Y lo entiendo, entiendo su miedo y toda la responsabilidad que ha caído sobre él. Pocas veces habíamos visto un crimen de estas características, y con tantas oscuridades, incógnitas, como tenemos ahora.

La desesperación ha podido llevarle a dudar de mí en ese sentido, o quizás el simple recuerdo. Todavía piensa que la cordura no me acompaña, está claro. Pero sí podría sumergirme en aquello que tanto teme. Si realmente permanecen aquí, entre nosotros y ocultos desde que Therin los invitó a venir... han podido pasar muchas cosas. Quizás sea hora de abandonar lujos y desaparecer un tiempo. Para observar, para integrarme entre ellos. Reforzar una fe que a veces parece palidecer, especialmente después de su silencio. Quizás estén tan perdidos como yo, ahora que todo se ha vuelto silencioso.

Descubrir lo que traman, desaparecer por un tiempo, no perderme a mí mismo. Puede ser vital en todo este asunto. Cosas terribles suceden cuando no tenemos una guía, una luz en el camino.

No hay comentarios:

Publicar un comentario