14 mar. 2011

Palabras de fuego

Tuve un sueño hace días, aunque hasta ahora no pude recordarlo. Nox, como siempre que viajo en soledad, me acompañaba. Todo estaba rodeado de una luz blanca, casi inmortal. Y el batir de una espada en ese espacio blanco. El sueño de la razón produce monstruos
Escribo estas palabras en mi diario de viaje, y se consumirán en las llamas a mi muerte. Nadie gozará de las profecías con las que se me condenaron hace años. Se acercan tiempos oscuros y nadie debe saberlo. Al querer evitarlo, no harían más que acelerar lo nefasto Demasiadas vidas se han perdido por querer evitar los designios de los espíritus, que no son más que los despojos de los Dioses. Ellos, en el cielo, nos han condenado al tormento y a la muerte. Yo solo seré un testigo de aquello que esté por llegar


1 comentario:

  1. Que tu diario guarde tu secreto. Que el destino nos proporcione más felicidad que tristeza.
    Recuerda que aquí tienes una compañera de viaje en la que poco a poco podrás confiar.

    ResponderEliminar