12 sept. 2015

Te busco

El frescor de sus labios fue lo último que pude sentir de él. A cada pestañeo podía percibir que su cuerpo era cada vez más translúcido. Mis manos fueron perdiendo el contacto con su piel a cada momento, mientras intentaba de forma imposible agarrarle. Era como intentar atrapar el aire, o el humo.
Me preguntaba cómo hubiera sido un último abrazo, o por qué no alargué ese beso. A pesar de las circunstancias él me sonreía. Como siempre, positivo, cándido.

"Todo irá bien".

Quise creerlo, pero sentí que desaparecíamos. Tuve miedo de despertar y no volver a encontrar su sonrisa, sus ojos cargados de amor.
Aún acariciaba la brisa que había dejado su ausencia.
Abrí los ojos para no encontrarle, para sentirme vacía en muchos sentidos. Mi vida sin él, sin nuestro futuro juntos, sin mi vientre formando una vida.

Pero nunca olvidaba aquellas palabras, aquel último beso, ni su sonrisa. Confié en volver a amarle, mientras mi corazón gritaba su nombre en busca de consuelo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada