5 may. 2011

Misión aceptada

He visto el barco zarpar. Ha sido doloroso a la par de esperanzador. Estoy segura de que volveré a ver a Darius y conseguiré encontrar a mi hermano.

Las personas de este continente no se identifican por su amabilidad. Incluso tengo que abrirme paso con seguridad para que la gente no se choque conmigo. Encontré una posada que, aunque el dueño es bastante estirado, está bien. Tiene cama y baño ¿qué más puedo pedir? Me quedaba poco dinero y conocí a aquel tipo extraño.

Al principio tan solo me choqué con él, pero después coincidimos en una pequeña discusión entre el posadero y otro mercader, entonces fue cuando me propuso acompañarle a tomar un trago. Pensé: Bueno, es gratis. Además me daba mucha curiosidad su piel gris al igual que su cabello, pero lo que más incertidumbre me causaba eran sus ojos, más bien el brillo, de color rojo. Algo me impulsó a saber de él, pero no fueron sus modales. En absoluto. Y fue peor cuando embriagué y desperté en su cama. Por suerte sin signos de nada extraño.

Por el día era más serio, aunque seguía siendo insoportable, pero por la noche lo era más aún debido a que decía todo de una forma más directa. ¿Quieres acostarte conmigo? Incluso insinuó que era una mujer fácil. Pero en fin, he podido soportarle. Me explicó sus cambios de humor, debidos a que su raza tolera bastante poco la luz del Sol, y les provoca mal estar.

Y finalmente me propuso una misión. Eran diez monedas de oro a cambio de realizarla ¿pero cómo iba a negarme con el poco dinero que me quedaba? Buscar y vencer a una bestia que ronda esta ciudad, al parecer nadie la ha visto de forma directa. Confío en mí, sé que podré sobrevivir después de todo lo que me ha pasado y de paso intentaré librar a esta ciudad de su bestia. A lo mejor no es para tanto, aunque sé que tan solo intento convencerme a mí misma de ello.

Tan solo me queda coger mi espada, pues mi camisa de mallas ya la tengo puesta. Me queda mentalizarme o tal vez tranquilizarme al pensar lo que me espera ahora. Tengo que sobrevivir, he de encontrar a mi hermano, tengo que cumplir mi promesa de que volveré a ver a Darius, esperar a Alvin y sobretodo… tengo que volver a ver a Hedrek.

[Diario XI]

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada