2 feb. 2015

Dos coronas menos

Quiero volver a casa. No debería haberme ido de ahí, el mundo exterior es un peligro. Y de la corte ya ni puedo hablar...
Estoy cansada de estos muros, de esta tensión, este miedo. A veces quiero irme a mi castillo, entrar en mis aposentos y esconderme debajo de las sábanas para protegerme de todos los horrores. Pero por otra parte, deseo con todas mis fuerzas seguir luchando por un mundo mejor.

Y tras la muerte del Emperador, pensé que no sucedería nada más que me desestabilizara por completo. Pero me equivoqué.
Quizá los Dioses quisieron que encontrase esa carta de un viajero anónimo que debemos encontrar. Ellos querían que desvelara la verdad. Al fin y al cabo, siempre he luchado por ella, y creo que la vida me ha concedido una irónica oportunidad para ello.
Esa nota... era de alguien nuevo, un Gran Atalaya por descubrir.

Mi tío era un impostor. No sabemos desde cuando, pero dejó de escuchar a los Dioses, dejó de ser el Gran Atalaya.
Es increíble como puede cambiar todo en unos instantes. Unos momentos antes discutía con él la injusticia que se llevaba a cabo con nosotros, los magos. Y ahora ha caído. ¿Hemos vencido?
Pero yo le quiero, a pesar de todo. Sé que tenía miedo, por eso nos mintió. Todo el mundo tiene miedo a morir, aunque su solución fuese un tanto cobarde.

Le quiero y le perdono. Pero el mundo no es tan sencillo como eso. El mundo pedirá justicia, y temo que la sangre corra.

Y no solo eso, tengo miedo de mis propias consecuencias. Ya me han dado la certeza de que me arrepentiré, probablemente una amenaza encubierta.
¿Qué haré ahora? No puedo esperar a que otros solucionen mis problemas. Llorar a mi padre o a mi prometido para que me protejan. Son mis consecuencias, al fin y al cabo.

Y pienso luchar para que la certeza se convierta en un imposible. Lucharé además por ese mundo con el que sueño y con el que unos pocos van soñando a su vez.
Es el principio del cambio. Y para ello, las coronas han debido y deberán pasar a manos más limpias y puras.

No hay comentarios:

Publicar un comentario