9 jun. 2013

Lo que estoy haciendo.
Lo que he hecho.
Lo que debí o no debí hacer.
Dónde estoy.
A quién sigo, a quién he dejado atrás.
Todo eso ahora... no importa.

He dejado atrás todo, absolutamente todo. Para acabar aliada con personas que un día intentaron matarme a mí y a quienes consideraba mi familia...
Lo he recordado todo también, sin embargo decidí cortar de raíz todo tipo de recuerdos o sentimientos que pudieran provocarme un dolor punzante en el corazón. Constante.
Ya apenas recuerdo los rostros, las miradas... he muerto para siempre. He empezado de cero, y mi familia también.
Muerta. Así me creen. Será menos doloroso y menos esperanzador para ellos. Porque yo... no siento nada ya. Ni siquiera lo poco que pude llegar a sentir cuando me reencontré con ellos.

Ahora pertenezco a un nuevo lugar, a una nueva causa. Sin líderes, por el momento. Decisiones que se toman entre todos, verdades que se muestran sobre la mesa. Nada que ocultar. O eso quiero creer. Quizá las cosas no sean como me las han mostrado. Pero necesito confiar en alguien, si no... acabaré por volverme loca.

Aquí estamos, en este crepúsculo permanente. Nosotros, el Sol Negro.

En el fondo... sabía que algún día tenía que ocurrir.

[Diario IV]

No hay comentarios:

Publicar un comentario