9 jun. 2013

Habíamos cometido un pequeño error, una mísera metedura de pata. La solución sería sencilla, si la noticia de que habíamos regresado no hubiera volado como los sórdidos cotilleos corren por la corte que rodea al Emperador. Volveríamos a desaparecer, volveríamos a ser invisibles.

Nuestra entrada en el palacio había pasado inadvertida, refugiados por el bibliotecario que ocultaba un terrible hechicero bajo esa apariencia de piel de pergamino. Inofensivo, pero efectivo. Y ahí, escondidos para todos, fue el momento en el que escuché todo lo necesario para nuestro siguiente paso.

- Mira, lee... La orden del Sol Negro es una ambiciosa organización de magos... que durante mucho tiempo han buscado el poder y escalar sobre otros...

- Parecen peligrosos... ¿cómo podemos unirnos a ellos?

Y ese fue el momento. Glorioso, delicioso. Reconocía aquella voz, su eco todavía resuena entre las vacías habitaciones de un palacio que se cobija bajo un eterno crepúsculo.
El resto aceptaría una nueva incorporación. Una rivalidad que se tornaba en amistad. Un nuevo empuje para nuestro regreso de entre las cenizas

1 comentario:

  1. A pesar de todo, no puedo evitar sentir esa sensación de epicidad al decir...
    Somos el Sol Negro *risa malvada*

    ~Kyra~ (Más Noodle que Kyra xD)

    ResponderEliminar