2 may. 2013

Inmenso diario

¿Cómo empezar? ¿Cómo retomar las páginas vacías de un diario que se me antoja extraño, ajeno...? Apenas he podido leer, tan solo el principio de lo que al parecer fue el comienzo de mi aventura, con personas que no recuerdo y a las que aún no he podido conocer.
El resto... está escrito en un idioma extraño que no logro comprender. ¿Sería un idioma propio, o es de alguna criatura?
No lo sé... ni tampoco sé qué escribir.
Mi entrenamiento está enriqueciendo no solo mi cuerpo, sino también mi mente. Mi Maestro nos está enseñando grandes lecciones, y he podido construir mi propio muro. En un lugar donde sé que nadie puede molestarme ni manipular mis emociones. Mi mente.
Meditar me hace sentir bien, es una sensación extraña que disfruto junto a Hob.

En cuanto a mis propios sentimientos... gracias al hecho de estar tan ocupada, estoy mucho más concentrada en otros asuntos que en eso. Pero hace un rato... o más bien, desde anoche, he comenzado a necesitar desesperadamente los brazos de un hombre. Ayer casi besé a Ethan, y hoy, dejando sin significado lo que ocurrió anoche, él me ha besado.
Y yo me he dejado. Pero no es más que un deseo carnal, una necesidad que no llega a algo más lejos que la atracción física.

Me gustaría dejarle eso aún más claro de lo que he hecho. Dejar de pensar un poco en los demás y ser algo egoísta. Explicarle lo que hay y lo que busco.
Mientras tanto, las cartas que guardo con recelo, no dejan de acumular polvo dentro de este inmenso diario.

[Diario I]

2 comentarios:

  1. Olvidaste el respeto que me merezco: ¡es Maestro!, ¡no maestro, que cosa tan vulgar!

    ResponderEliminar