26 mar. 2012

Dilemas

Nunca la libertad habia sido tan dulce para alguien. Encerrado durante tanto tiempo, aguardando en silencio a la espera de alguien lo suficiente necio como para que aceptara la trampa. Pero ella acepta su necedad, un paso en falso para dar un buen golpe.

¿A cambio de mi libertad? Una pequeña charla con mis viejos amigos, antiguas alianzas que en algun momento reportaron algun beneficio. No habra ninguna alegria al ver que volvere a ser libre en poco tiempo, pero si que veran con buenos ojos una nueva adepta, hambrienta de un poder que crecera poco a poco.

Al principio sacia.
Despues, nada es suficiente.
Y acaba consumiendo al que lo desea

Puede suponer un pequeño problema, pero es un pequeño sacrificio. ¿Que hay de malo en querer algo que da beneficios que suplen a las desventajas? Algo en lo que pensar mientras aceptas el trato. Una pequeña firma, no te entretengas en mirar nimiedades en letra pequeña

Que dilema, ¿eh?

1 comentario:

  1. La letra pequeña no importa, tan solo el beneficio obtenido.
    Espero que mi alma no se corrompa tanto como para causar mi propia destrucción.

    ~Kyra~

    ResponderEliminar