13 ago. 2014

¿Qué hay en mí?

¿Qué hay en mí que cambia a las personas?
¿Que enloquece a los demonios?
¿Que me impide formar una vida a su lado?
¿Que les hace perder el control de sus sentimientos?

No me había dado cuenta hasta hoy. Pero me ha quedado más claro que nunca, a pesar de llevar apenas un mes separados: nunca podré regresar a su lado.
Es ese pensamiento, esa redención, lo que ahora me va a permitir continuar mi propio camino.

Es injusto para otros, para una persona en concreto, que haya llegado justo ahora. Apenas un mes y ni siquiera me ha dado tiempo de asimilarlo. En ese tiempo me he permitido volver a sentir el inicio del amor.
Pero, ¿por qué me lo permito?

Necesito tiempo para pensar. Para saber qué necesito, a quién quiero. Si es amor, si es solo consuelo. Buscar una respuesta, algo de tranquilidad.

Y desde luego, saber... ¿qué hay en mí?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada