20 may. 2017

Llegaba el momento de volver a zarpar. Sobre el mar. Y también recuerdos antiguos, muy antiguos.

Quién sabe si mi vieja embarcación es ya una tumba o una ruta para los peces en las profundidades. Ahora dirijo un nuevo barco hacia nuevos destinos, deseando en cierto modo no tener que hacerlo nunca más. He viajado tantas veces buscando algún rastro, esa mirada sobre la mía, que abandonar mi último asentamiento tiene la sensación del fracaso.

Ahora que lo sé, no puedo creer que haya muerto.

Lo contemplé como una posibilidad tan lejana, tan remota... que no caben en mí todas las emociones que me produce saberlo.

Tengo ahora sus ojos, que me miran con intriga desde la cubierta, mientras pongo rumbo a Dalanvor. Sin embargo, inspiran cosas tan diferentes.

Veo dolor, veo desesperación. También dudas. Y una esperanza que lucha por mantenerse con vida a pesar de todo lo que estará ocurriendo en su vida. Nunca lo sabré pues nunca formaré parte de sus caminos, solo alguien de paso, como este viaje.

Y con todo, no sé cómo reaccionará, cómo sobrevivirá a lo que está sucediendo, gestándose por así decirlo, en el lugar hacia el que va.

Los Dioses, o eso decían, nos habían abandonado otras veces. A veces se duermen, o bien se aburren de nosotros, y el mundo sufre la sombra que produce su ausencia. Sin embargo, esto parece diferente. Es como una plaga, una podredumbre que llega desde el interior. Desde las profundidades de la tierra de Argonath, y se extiende sin que nada pueda pararlo.

No sé su destino final... pero espero que sobreviva para contarlo, para ver a sus seres queridos antes de que nos sumamos en esta oscuridad que se extiende.

No hay comentarios:

Publicar un comentario