25 oct. 2011

De miradas

Un nuevo viaje se prepara, y los vientos parecen soplar a nuestro favor. El destino da muchos giros y ahora nos guía hacia un destino en el que desconozco. Si el camino acompaña, llegaremos a nuevas sonrisas y a un puerto lejano de tormentas y de desdichas

¿Tal vez sea el momento de dejar de mirar atrás? Ha llegado a mí una nueva luz que no tiene comparación con el mismísimo sol que alumbra nuestros días. Ella es toda luz. Paz. Serenidad. En sus ojos se ha ocultado una tristeza que guarda a buen recaudo una gran herida, pero a medida que la miro toda sombra de esa herida desaparece poco a poco. Mi imaginación procure tal vez jugarme una mala pasada, interpretando miradas. Nunca fue mi especialidad el leer las almas que se reflejan en los ojos, pero en la cercanía que comienza a crearse no hay desdén, no hay rechazo. Tan solo un interrogante, una curiosidad que parece eterna al querer saber que ocurrirá después.

A veces tiemblo de emoción y miedo al intentar responder a esa pregunta, pero nada puedo, ni quiero, hacer por resistirme a sus miradas y sonrisas. Llenan un alma que creía ya completa. Que dulcísimo error

1 comentario:

  1. Si ya sabía yo que vosotros dos encajaríais. ¡Pero que mososos, joder!

    ~Kyra~

    ResponderEliminar