27 abr. 2017

"Los Dioses tienen puestos los ojos sobre ti."

Esas palabras reverberan en lo más profundo de mi mente, como un mantra. Se juntan, se mezclan con otras. Recuerdos, hechos vividos y leídos.

"Un demonio se mata con otro demonio."

"... Pero Vaarmut no ha muerto."- Me digo a mí misma, a lo que mi voz interna me responde sin piedad.

"Es cierto. Es peor aún. Está condenado a caer eternamente."

"Un demonio se mata con otro demonio."

Pero yo no soy un demonio. No he cruzado esa línea ni tengo intención de cruzarla.

"Los Dioses tienenn puestos​ los ojos sobre ti."

¿Qué significa eso? ¿Que simplemente lo están planteando y puede ocurrir en cualquier momento? ¿O que al próximo paso en falso que dé procederán a maldecirme?

"Aquellos que presencian la prisión del Dios de la Luz serán malditos con una vida de desgracias."

"Los Dioses tienen puestos los ojos sobre ti."

"Un demonio se mata con otro demonio."

"... una vida de desgracias.", "... sobre ti.", "... con otro demonio."

Y un último pensamiento. No sabría decir si es la voz de mi padre, o la de Sol. O si es una mezcla de ambas y al mismo tiempo ninguna de ellas.

"Estás destinada a grande cosas... a grandes y terribles cosas."

No hay comentarios:

Publicar un comentario