1 may. 2016

Las noches parecen más frías en el que dicen núcleo del mundo moderno en el que ahora vivimos. Esta tierra ha cambiado y no para bien desde que estuve aquí la última vez, para deleitarme de sus costumbres, pensamientos, modelos de conducta.

Ahora que he introducido a un loco en un nido de víboras para intentar salvar a una presa demasiado fácil, tengo tiempo para pensar. Y mientras, ellos, tiempo para morir.
Se hablan muchas cosas, mientras les observo, mientras degustan sus manjares, mientras se frotan las manos para ver el espectáculo del juicio de mi amiga. Por lo que hablan también, está en duda el futuro de estas gentes.

Porque después de tantos años, parece que se impondrá para siempre uno de los dos bandos irreconciliables. Satas estaría satisfecho. Esto no son guerrillas lejos de la civilización, no es la preparación para el grandioso futuro que imaginaba. Si están en debate entre la razón y la fe, es porque ha agitado a los suficientes hombres y mujeres poderosos y resulta preocupante.

Mientras camino de regreso a mi escondite, se me escapa la sonrisa.
El mundo estaba cambiando, y sería un espectador directo de ese cambio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada