25 jun. 2015

Palabras que se consumen

Malos augurios. Criaturas de oscuridad, la naturaleza ella tanto ama se corrompe hasta hacer enloquecer a las bestias que habitan allí, una amenaza que se esconde y casi imagino que se reproduce con demasiada facilidad. Mientras ella sobrevuela los cielos intentando acabar con la amenaza a su manera, evitando así que su amigo queme hasta la última hoja, necesito pensar.

Ahora este papiro contiene mis pensamientos, para después, cuando obtenga consuelo o respuestas, ser también consumido.

Problemas y más problemas en cuanto a viajes. Si ella consigue paliar por completo aquello que está ocurriendo en el bosque ahora oscuro, podré marchar con mayor tranquilidad. Pero me hace estar intranquilo... ¿qué es? ¿Por qué se manifiesta así? ¿Tiene algún objetivo? ¿Qué pasará si la amenaza se neutraliza? ¿Están a salvo nuestros seres queridos? La misiva hacia Ethan ya está preparada, advirtiéndole de la forma más tranquilizadora que sé para que esté alerta. Como si no tuviera suficientes problemas de los que ocuparse, solo con los que comparte cargo y no inquietudes.

Tiene la libertad y los deseos para acabar con el que hubiera sido su yerno. Enfrentamientos con más personas poderosas de las que quisiera. Una mujer extraña y de intenciones no del todo claras a su lado. Un poderoso aliado e informador que se ha alejado de él para salvar su cuello. Y esta lista donde enumero nuestros problemas es aterradoramente larga.

Dioses, permitidme que esté equivocado y malinterprete este mal presagio. Vuestra sabiduría está por encima de todos nosotros, pero nuestra voluntad es fuerte para luchar por lo que amamos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada