26 jun. 2017

El bosque estaba en silencio, tan denso que alteró el sueño de Erinn, que por una noche había intentado dormir. Al menos eso creía cuando despertó, sin recordar que sus recuerdos se habían alterado.

Lentamente se incorporó, y encontró la mirada de Nemus cargada de miedo. Él también había notado algo. Se levantó y se giró, mirando hacia el bosque. En algún punto en su interior parecía estar el núcleo de lo que podía ser un tornado.

Caminó en solitario hacia el lugar, de donde surgía aquella luz que no pertenecía a ese mundo. Vio como aquella mano surgía de ese círculo, la alzaba y la llevaba a ese mundo del que tanto quería huir... y que por una razón que no terminaba de entender, no dejaba de buscar.

Aquella invasión a Argonath lo había paralizado, y apenas tuvo tiempo a reaccionar. Salió corriendo para intentar retenerla, pero ya había desaparecido. Desde el suelo, donde había caído sin conseguir atraparla, pudo ver como la luz se intensificaba por momentos... hasta desaparecer en un golpe de fuerza que lo empujó hacia atrás.

Atravesó el aire hasta chocar contra un árbol, y de fondo solo se escuchaba la naturaleza que por fin se manifestaba ante aquello que estaba ocurriendo.
Preso del dolor por el impacto, tardó unos largos segundos en incorporarse. Solo podía pensar en volver a la zona y encontrar a Catherin, quizás inconsciente, ya arrepentida por haber jugado con esas fuerzas superiores.

Pero solo encontró los restos de aquel acto impío, y sintió que la esperanza se le escapaba. Las lágrimas, contenidas en tantas ocasiones ante tantos eventos que casi lo habían destruido, brotaron por fin. Se inclinó hacia delante, cubriéndose el rostro, y buscó algo a lo que aferrarse en su corazón.

No lo encontró, y comenzó a hundirse en la desesperación. La idea de que hubiera sido atrapada, quizás para no volver, provocó un grito imposible de contener.
El bosque volvió a sacudirse, lamentando quizás haber perdido a alguien que buscaba la esperanza para ese mundo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario