8 dic. 2013

Volver a vivir

Recuerdo cuando escribía relatos interminables que me desahogaban y me quitaban el sueño al mismo tiempo.
Antaño tenía muchas cosas que contar, muchos sentimientos y aventuras. Pero en este tiempo he sentido mi vida estancada, vacía.
Me he vuelto a enamorar. Sé que no es tan intenso como... cuando lo amaba a él. Ni siquiera recuerdo cómo era, y a veces, aunque no extraño esas emociones, las siento lejos, ajenas a mí. Como si jamás hubiese vivido todas esas aventuras.

Soy cobarde, no sería capaz de pedir que me regresaran todo aquello a mi alma. Más bien, que me devolvieran ese pedazo del alma que pedí que me arrebataran.
Pero no estoy mal, al fin y al cabo es lo que quería.
Aunque no es tan intenso, y no estoy segura de que llegue muy lejos, puedo volver a sentir ese calor en el pecho, unos brazos que me rodean por la noche. Somos muy diferentes, lo opuesto. Dicen que eso es lo que atrae de la otra persona, pero creo que pertenecemos a mundos completamente paralelos.

Quiero luchar, intentarlo. Hemos partido en busca de aventuras que solo yo ansío. Y de nuevo arrastro a personas detrás de mí.
Ahora navegamos hacia Dalanvor, en un viaje aparentemente pacífico.

He visto una sombra. He oído cómo decía “por fin”. La he observado mientras intentaba subir por la cubierta del barco.
Pero solo son leyendas, mi mente me está jugando malas pasadas.


O no.

No hay comentarios:

Publicar un comentario