29 mar. 2013

Incertidumbre

Una vez me pregunté lo que sería el amor. Nada más llegar aquí descubrí nuevas emociones, sentimientos... sensaciones. Es curioso que todas, el miedo, el placer... me las provocara ella.
Irónico, inevitable. Mi primer amor es también la primera causa de todas las anteriores.
Aún está floreciendo, haciéndose paso por cada fibra de mi corazón. Al menos ya no tengo el miedo de ser un alma fría y retorcida. Pero... ¿es realmente mi alma quién profesa esos sentimientos?

Y ahora... que ha aparecido la otra. No sé si prefiero que lo hubiera sido.
Me duele el corazón, como si hubiera comenzado a sangrar. Y las lágrimas cada vez se abren camino por mis mejillas con más facilidad. No quiero esto.
No derramaré ninguna más.

Tan solo queda esperar, no quedan ni dos días para marcharme. Y ella seguirá aquí, detrás, insistiendo. Tal vez, dándole algo mejor a lo que yo puedo ofrecerle.

No sabía que dolería tanto.
Y lo peor es que creo que lo mejor será... rendirme.

1 comentario:

  1. Cayendo a pedazos, sintiendo lo que una vez ella sintió... ¿Aguardarás como ella hizo?

    ResponderEliminar