6 feb. 2013

Respuestas extrañas

El tiempo ha pasado. Aún no he recuperado mis recuerdos, pero he encontrado un pequeño soplo de vida que me ha explicado quién soy. Pero... ¿cómo voy a creer a un ratoncito?
Es decir... ¿yo? ¿Kyra?

Me hablaron de ella tantas veces y tanta gente. Es una elfa un poco... extraña. Viaja de un lado para otro, al parecer tuvo tratos con demonios, ¡incluso robo un huevo de dragón! Según el ratón, ese demonio, que es en realidad un humano con sangre de demonio, además es mi marido. Si hubiera sido un demonio, entonces sí que no estaría dispuesta a encontrarme con él.
¿Y el dragón es mi hijo? ¡Esto es de locos! Incluso tengo otra hija, pero esa si que es mía y del tiflin.

Realmente no me lo creo... no soy como la mujer de esas historias que en ocasiones exageran, esa mujer valiente y segura de sí misma, llena de recuerdos, de una vida de aventuras.
¿Cómo podía tener tantas aventuras al mismo tiempo que una familia? Parece tan... incompatible.

Aunque es esperanzador... pensar en que alguien, en alguna parte, te está buscando. Y también es terrible pensar que realmente el mundo te ha olvidado, que la guerra se lo ha llevado todo.
Pero si alguien me encuentra... ¿qué significará?

Quizá no deba recordar, puede que olvidar fuera un remedio. Puede que... hubiera algo que el Destino no quería que recordara. O puede que simplemente fuera mala suerte, ¿no?


K.

2 comentarios:

  1. Y es ahí donde te cuestionas toda tu vida de personaje...

    ResponderEliminar
  2. Llego a la conclusión de que molo mil...

    ResponderEliminar