20 mar. 2014

La puerta se cerró detrás de él, con firmeza, pero sin estruendo. Y aunque lo hubiera, apenas se habría percatado. Casi podían sentir el temblor de los latidos del corazón del otro.
Veloz, fuerte.

Ella se cubrió, atemorizada por las palabras que estaban por llegar a sus labios. Con esfuerzo, fue capaz de acallarlas por el momento. Se sentía cobarde, pero era un refugio en el que podía sentirse bien en aquel instante. La cama se hundió por el peso de su compañero de vida, que se sentaba a su vera. No podía ver sus manos hasta que tomaron una de las suyas, despacio.

- Dicen que caíste después que yo... Menudos dos, ¿no?

Ella se rió, silenciosamente, volviendo a mirarle por unos segundos. Después, busca incorporarse lentamente. Se atreve a acercarse a él, a buscar su rostro. Entonces, es él quien huye.

- Quiero otros muchos momentos más... Así, contigo... Como sea. - responde ella, sonriendo todavía, mientras deja un tierno beso en su mejilla.

Y con un solo suspiro y suave sonrisa se conforma como respuesta.
Estaban allí, juntos, en un silencio que los abrigaba. Siempre habían sabido disfrutar de ellos. No en vano largos años habían tenido imposición del mismo, separados por un cristal, una celda de la que ella no podía escapar.

- Estaré contigo hasta el fin de mis días, mientras me dejes hacerlo. Pero he de saber si seguirías a mi lado, pase lo que pase.
- Sol...
- Espera. No he acabado. Aunque sea difícil de creer, tengo mucho más que ofrecer. Si fallo en esto, puedo lograrlo, puedo mantenerte a mi lado.

Ella se descubrió de la ropa de cama. Se arrodilló en ella y lo abraza con fuerza. Él, lejos de estar en su neutralidad habitual, la atrae hacia su cuerpo y la hace tumbarse, mientras la sostiene en sus brazos.
Ambos se esconden, se refugian, se buscan, el uno en el otro.

Y se mantuvieron ahí, largo tiempo, hasta hacer desaparecer todos sus miedos.

16 mar. 2014

Inesperado

Y aquí me hallo. En una relación tan extraña que jamás me hubiera imaginado que podría ser real.
No voy a negar... que me encanta.
Por fin podemos ser felices los tres. Tal vez yo sea la que más gana, pero ellos también ganan lo que desean. Todos estamos bien, y eso me hace ser más feliz incluso.

Una relación peculiar...
Yo en medio, viviendo día a día pudiendo compartir mis momentos con cada uno.
Disfrutar de la paciencia y tranquilidad de uno, y de la pasión y vivacidad de otro.

Sin embargo...
Lo veo tan efímero. Siento como si fuese un fino hilo a punto de romperse. Tal vez por el miedo a que jamás me sale bien.
Ojalá esta vez pueda ser feliz.

Lo sois todo para mí...

5 mar. 2014

"Tenemos enemigos"

Nada debe permanecer eternamente en el mismo lugar. El cambio es necesario. El poder debe fluir, de unos a otros. Y los que creen ser reyes han de comprender que sus días de gloria pronto verán su fin.

Hijos de la noche, siervos de la oscuridad, sombras que caminan. Los dioses no han quedado en el olvido. Siguen vivos, siguen creando. Y al igual que cuando llegó la magia, los astros decidieron dar vida a un nuevo ser.
Superior, excelso.

Se nos abrió los ojos para arrebatarnos el miedo. Ahora caminamos con fuerza, guiados por la luna. A tomar el lugar que nos corresponde.

3 mar. 2014

Otra vez

No... otra vez no.
Otra vez no, por favor, otra vez no.

No quiero volver a tener el corazón dividido. Que me lo estrujen, que agoten mi mente hasta donde quieran, pero por favor...
¿He elegido bien?
Sí... he podido elegir bien. En ningún caso elegiré mal, a ambos los conozco lo suficiente como para saber que no me harían nunca daño.
Pero yo a ellos sí.

Era feliz, lo tenía todo.
Estaba completa, con él, con mi nuevas aptitudes, mi nueva vida. Su sonrisa cada mañana.
Mi vida había vuelto a tomar un rumbo fijo. Después de tanto tiempo negando mis sentimientos por Zekkyou... después de haber caído en sus brazos...
Ahora nada.

Han vuelto mis antiguos sentimientos por Drek.
Y ha sido tan intenso que no he podido negarme a estar con él. Merece ser feliz, merece que busquemos una felicidad juntos. También quiero verle sonreír a él...

Sin embargo... me sigue doliendo el corazón.
A veces desearía no poder amar.
Quién pudiera contemplar ambas sonrisas.

Consecuencias

Buscaba la forma de no sentirme tan vacío en aquellos momentos. Porque cualquier cosa me parecía insípida, insatisfactoria, sin sentido.
Lo único que parecía bastarme era la conquista de mi antiguo hogar en el Bosque Crepúsculo. Y no quería pensar que era para encontrar finalmente un lugar en el que refugiarme solo.

No era cierto. Durante todo el tiempo que me había ausentado del castillo en la montaña casi le había cogido el gusto a mezclarme entre la gente, a hacerme invisible.
A encontrar otros problemas que no fueran los míos. Escuchar otras vidas, de conversaciones en una taberna bañadas por el alcohol.
Me distraía y me hacia sentirme otra persona, como si realmente hablasen para mí. Fantasías, como otras tantas, que jamás se verían cumplidas. Pero soñar todavía me estaba permitido.

Me he pasado días contemplando el horizonte desde alguno de los huecos abiertos del castillo. Hace frío, y me parecen una bonita metáfora de... mi vida, tal vez.
Creo que tendré que acostumbrarme a lo que ahora siento. No se está tan mal en este silencio, después de todo. Pero siempre me faltará su risa.

Zekkyou

1 mar. 2014

Completa

Busqué una nueva aventura.
Así es mi vida, siempre viajando para buscar un objetivo que me llene, que me haga sentir bien, viva. Recordé que había un lugar sometido por una tiranía injusta y... podría buscar una solución.
Ha sido un largo viaje, apenas he tenido tiempo de escribir. Pero ahora necesito hacerlo, para aliviar un poco el corazón.

Llegamos al fin y bajamos, Zekkyou y yo. Esta vez por un camino más sencillo que bajando a simple escalada, lo cual es tan peligroso que desconozco cómo pude soportarlo aquella vez.
Cuando dejamos atrás algunas de las ciudades en las cuales dejamos falsas promesas, llegamos a la ciudad donde habitaba el Emperador.
Escuché rumores sobre él y su forma de llegar al poder. De manera violenta y sacrificando algo muy importante para él. Al amor de su vida.
Y casualmente... yo me parecía a ella.
Hubiera sido un buen plan hacerme pasar por Brisaine, y aunque decidí no hacerlo finalmente, no tuve más remedio que hacerlo para sobrevivir.

Un jardín prohibido que pertenecía a Brisa.
Un deseo por conceder en ese lugar...

Los rumores se extendían y a mí me maravillaban. Podría pedir cualquier cosa, aunque todo conlleva un precio.
Junto a dos muchachos y Zekkyou, entramos al jardín.
Cuando nos separamos para buscar el misterio... me encontré con el Emperador. ¿Qué iba a hacer? Me hice pasar por ella.
Y gracias a ello encontré mi objetivo.

El problema es... que ese ente tenía vida propia y me hizo recordar ciertos sentimientos olvidados, pero afortunadamente eran muy leves.
Por lo cual... no sabía qué desear.
Una pequeña parte de mí quería desesperadamente regresar con mi familia...
Pero esa gran parte de mí que siempre ha estado exigiendo más y más, ambicionaba poder.

¡Era mi gran oportunidad!
¡No podía despreciarla!

A la noche siguiente regresé. Había otros rumores... que indicaban que tal vez Brisa continuase con vida en una de las cavernas cercanas al genio...
Podría matar dos pájaros de un tiro: Si ella estaba viva, tal vez regresase con el Emperador y este gobernase mejor. Y además, me llevaría un deseo.
Las cosas no salen como una lo espera.

Sí, el Emperador se arrepintió y se disculpó ante todo su pueblo.
Pero este, por motivos obvios, se la tenía jurada. Es natural... sin embargo no dejo de lamentarme.
He dejado atrás lo contrario a lo que buscaba. Una guerra civil.
Tal vez regrese para solucionarla...

Mis sentimientos eran cada vez más constantes, más seguidos. Echaba de menos a mi familia a cada momento, apenas breves, pero intensos.
Tenía que buscar ayuda de Nemus, y cuando lo hice... me habló. Su pasado es todo un misterio para mí, su estado...
Me dijo que mis recuerdos eran preciosos, que era mejor no eliminarlos. Así que solo... se han silenciado. Vuelvo a estar bien, y ojalá mi pasado no regrese para seguir atormentándome.

Ahora soy más feliz que nunca.
Una nueva aventura está por comenzar. Luego, tal vez explore el mundo entero. Lo necesito.
Y mis ansias de poder han sido saciadas por el momento. Poco a poco mejoro con... mi nuevo don.
La magia que siempre he deseado. La que nunca me han proporcionado.
Un poder ilimitado que va creciendo día a día.
Al fin... estoy completa.