29 mar. 2013

Incertidumbre

Una vez me pregunté lo que sería el amor. Nada más llegar aquí descubrí nuevas emociones, sentimientos... sensaciones. Es curioso que todas, el miedo, el placer... me las provocara ella.
Irónico, inevitable. Mi primer amor es también la primera causa de todas las anteriores.
Aún está floreciendo, haciéndose paso por cada fibra de mi corazón. Al menos ya no tengo el miedo de ser un alma fría y retorcida. Pero... ¿es realmente mi alma quién profesa esos sentimientos?

Y ahora... que ha aparecido la otra. No sé si prefiero que lo hubiera sido.
Me duele el corazón, como si hubiera comenzado a sangrar. Y las lágrimas cada vez se abren camino por mis mejillas con más facilidad. No quiero esto.
No derramaré ninguna más.

Tan solo queda esperar, no quedan ni dos días para marcharme. Y ella seguirá aquí, detrás, insistiendo. Tal vez, dándole algo mejor a lo que yo puedo ofrecerle.

No sabía que dolería tanto.
Y lo peor es que creo que lo mejor será... rendirme.

14 mar. 2013

De nuevo, una voz

Me despierta el sonido de las criaturas que cortan el aire. Los pájaros que vuelan asustados, huyendo de algo mucho mayor. Aunque se ha hecho más normal, no termina de ser un espectáculo, un fenómeno impresionante para ver. Es una distracción para mi, durante todo el tiempo que llevo buscando. Ya casi he perdido la noción del tiempo, apenas me dejo ver en las ciudades. El tiempo necesario para cerciorarme de que ella no está. Me he convertido en un fronterizo. Herido, desprotegido, carente del poder que una vez tuve. Me parece un buen precio a cambio de encontrarla, sea como sea. El mapa que consulto está casi destruido, pero me sirve para cerciorarme de los lugares que he visitado ya, y de los que me quedan por visitar.

Pronto, para reencontrarme mis hijos. Para volver a formar una familia.
Espera... este calor... ¡el collar! ¡Lo tiene! ¿Dónde estás?

3 mar. 2013

No pensar

La vida me sonríe.
He sobrevivido al Muro. Más bien... todos hemos sobrevivido. Hemos avanzado tanto que hemos descubierto incluso que existen pequeñas chozas con algunas personas conviviendo allí...
Puede que aquellos que íbamos a buscar estén a salvo con ellos, no hemos podido seguir, era demasiado grande el riesgo.

Y... la carta que envié antes de partir. No ha sido respondida. Ha ido más allá... Dorek en persona se ha presentado a la ciudad y me ha reconocido.
Al fin estoy segura de ser quién creía. Kyra, esa mujer valiente y decidida que tantas cosas ha hecho. No soy más que una sombra de lo que era. 
Además, mi hermano parece quererme tanto que no sé como responderle. Quizá con el tiempo...

Es extraño, pronto me reuniré con mi hermano mayor y mis hijos. ¿Estaré preparada? ¿Podré continuar el camino para, más adelante, encontrarme también con mi marido?
Un hombre sin rostro, sin personalidad definida para mí. Un completo desconocido del cual una vez estuve enamorada.

De momento... quiero limitarme a disfrutar lo que la vida me está ofreciendo en estos momentos.