30 dic. 2011

Comienzos VI

Habían pasado ya algunos años. Aquel muchacho seguía encerrado y yo, siempre que podía, iba a hacerle una visita para hablar con él, llevarle comida... bueno, tuve que admitir que finalmente congeniamos bien. Él me enseñó su idioma, que no es el más hermoso de toda Argonath, pero es curioso. Supongo que lo haría por puro aburrimiento. Aunque mejor eso que lanzarnos hachazos por doquier cada vez que hablábamos.

Cada vez mis visitas eran más habituales. Intenté hablar con mi padre o mi hermano Iefel sobre Drek. Dorek aún era un niño, y no entendería lo que pretendía decir. Mi padre me lanzaba evasivas, mientras que Iefel simplemente no daba crédito. Me dijo alguna vez que quizá era un amigo invisible. Pero yo lo veía muy bien, además, me enseñaba cosas que no podían salir tan solo de mi imaginación.

Poco a poco dejé aún más de lado mis estudios a causa de mis visitas, tan solo practicaba con mi arma y muy de vez en cuando escuchaba la lección. Porque aunque algunas veces iba, mi mente estaba sumergida en aquella mazmorra, preguntándose por Drek, e imaginando cosas que realmente me fascinaban.
Y un día quise hacer realidad esos sueños.

Aquella noche fui convencida a hablar con él. Tanto que ya daba por seguro un sí, e incluso había preparado aquello, para que todo fuese más rápido e impulsivo.

-¿Drek?¿Estás despierto?- Pregunté mientras entraba. Si estaba despierto o no, realmente no me importaba.
Un gruñido es toda la respuesta que obtuve.

-Tengo algo que decirte.-Continué.

-Es tarde, y deberias estar durmiendo.-"Perdona, no sabía que eras mi madre".

-Hoy no, es el día.

-¿Qué día?

-El día para salir de aquí.

-¿Qué estás diciendo?¿Cómo vamos a salir de aquí?- Estaba claro que me subestimaba.

-Si me dejaras acercarme, podria intentar abrir la cerradura de tus cadenas. He estado practicando, ¿sabes?-Recordé las veces que, con un objeto simplemente plano y alargado, pude abrir más de una cerradura.

-No... no es buena idea, ¿sabes?-Comenzó.-Si me abrieses las cadenas, seria para salir de aqui, para siempre, ¿entiendes?-Lo entendía, pero ya me había hecho a la idea de que no volveríamos.

-Si... entiendo. Pero no pasa nada...Ademas, ¿prefieres quedarte aquí?

-Bueno... no todo es malo.

-¿A que te refieres?-Era extraño pensar que estar atrapado "no es tan malo".

-Nada, es igual.-Tuve ganas de seguir preguntando, pero había algo más importante. Se nos acababa el tiempo para huir.

-Oye, voy a liberarte...Lo he estado pensando y creo que es lo mejor.

-¿Por qué?

-¡Tenemos muchas aventuras que vivir!-Nunca admitiría en voz alta lo que realmente deseaba. Y desde luego, las aventuras eran secundarias.

-Algún día.

-Podemos hacer que ese día sea hoy.-No supe si realmente entoné de manera diferente esas palabras.

-¿Quieres dejar toda tu vida de lado, tu familia y todo lo que tienes aquí?-No, realmente no quería eso. Pero por suerte, bloqueaba esos pensamientos.

-No debo pensar en eso, venga, marchemos.

-No puedo irme contigo, lo siento... es mejor que te vayas ahora.-Sus palabras me hirieron más de lo que él pensaría. Fui con la idea de que nos iríamos y de pronto derrumbó todos mis planes.

-¿Qué me vaya? De acuerdo, si es lo que quieres, me iré. ¡Desde luego que me iré!-Casi le grité esas últimas palabras.

-Bien, adelante...no me iré contigo.

-Vale, me ire yo sola a recorrer mil aventuras, y no me verás más el pelo.

Tras esas palabras, me fui de aquel lugar. Drek no hizo nada por detenerme, ni tampoco para hacerme cambiar de opinión. Estaba frustrada y dolida. Mientras llegaba de nuevo a mi habitación y al mismo tiempo mis ojos estaban bañados en lágrimas, cogí aquello que tenía preparado.
Mis cosas ya estaban listas, escondidas para que nadie preguntara. No era mucho. Un poco de comida que había estado guardando, agua, ropa y un diario de aventuras en el que podría escribir las que recorriera.
Tampoco me echarían de menos. Solo era una cría que escapaba de sus responsabilidades. Necesitaba aventuras, y había llegado el momento.

Cogí mi espada y me eché al hombro mis cosas. Hacía ya algún tiempo que encontré una manera de escapar por mi habitación, así que fue fácil pasar desapercibido. Monté en uno de los caballos, ya que aún no tenía asignado uno propio, y simplemente, me fui.

Pronto empezaría mi aventura. Y no sabía hasta dónde podría llegar.

Trazado en papel

Bueno, a lo largo de toda la partida "Crónicas de Argonath" la todopoderosa máster, Beelzenef, y su pobre jugadora Noodle (servidora) hemos estado haciendo dibujos de escenas que nos han parecido curiosas, divertidas o que nos hemos inventado y que no tienen nada que ver con la partida, pero aún así, también molan.
Esta entrada está dedicada para esos dibujos que hemos hecho hasta ahora, ya que nos lo curramos a nuestra manera, ¡que menos que subirlos al blog!

Y ahí van:

"Kaine Dwin"


Para empezar, nosotros en este momento estamos aquí: "Kaine Dwin". Un continente un poco frío, pero que nos trae buenos recuerdos.


"Kaine Dwin 2"


Aquí se ve más de cerca, nosotros nos dirigimos a una de las torres (la que destaca más) para derrotar al Sol Negro. O morir a manos de él, nunca se sabe.


"Un grupo muy ameno"


Y este es él primer dibujo de partida. Lo hizo Beelzenef como regalo mientras yo misma estaba enferma. Un buen principio, ¿no? (En orden están: Ethan, Iefel, Kyra y Sol. La lobita es Ash, y el gatito es el que tenía Sol)


"Liga de los Desastres"


Continuamos con otro dibujo de Beelzenef, con una especie de logotipo de nuestro grupo, llamado: "las increíbles aventuras de la liga de los desastres". O "Kesi", una unión de la primera letra de cada nombre del grupo (Kyra, Ethan, Sol, Iefel: KESI)


"Tardes refrescantes"



Este es mi primer dibujo. Como se ve, nuestros estilos al dibujar son diferentes, pero eso es lo que interesa, ¡tampoco vamos a hacerlo todo igual!
Kyra e Ethan sobre un lago congelado.


"Reacciones ante la batalla"


Este también lo he realizado yo. Bueno, no se me da del todo bien, y además es un dibujo "en movimiento". Sería lo que pueden ser nuestras reacciones a la hora de empezar una pelea. (Pero que chulo es Ethan)


"Momentos"


Uys, ¡eso no se mira! Bueno, no hay que describir lo que está pasando ahí. Pero es uno de mis dibujos favoritos, también hecho por mí. Se nota la diferencia de cuando estoy copiando una postura (como en este), a cuando me invento el dibujo entero. Sí, desde luego se me da mejor copiar.


"Terribles consecuencias de la indecisión"



Otro dibujo de Beelzenef. Una escena muy curiosa de partida, ya que en ese momento Kyra iba a acceder a casarse, y entonces es cuando Ethan declara que no se lo volverá a pedir. Bueno, hubo final feliz.

"Noticias impactantes"


Y esto es lo que pasa cuando practicas lo de hace dos dibujos sin protección: te quedas embarazada y te pones a llorar, porque tu prometido demonio quiere ser papá. Momentos depresivos de Kyra, pero al final no se arrepentirá. (Hecho por Noodle)


"El nacimiento del Dragón"


Un día encontramos una gema extraña que resultó ser un huevo de dragón. ¡Y nació Hobsyllwin! Un niño lleno de vida que nos iluminó a todos.


"El aplastable dragoncillo gordo"


Dibujo realizado por Beelzenef. Dentro de partida es un dibujo hecho por Hob para Kyra. Y como no... te entran ganas de matar cuando ver al dragoncito regordete que hay entre sus brazos.


"Al fondo del mar"


Una pesadilla de Kyra. El Sol Negro ya comenzaba a molestar en esta época, y se introducía en los sueños. Debajo del agua, agobiada por corrientes de agua que aprietan el cuerpo. Y al despertar fue curioso porque lo que sucedió fue que escupió agua.


"Malas compañías"


Este individuo es mi amigo el verdugo, miembro del Sol Negro. Me "advirtió" que moriría pronto, pero su promesa ha pasado ya de largo. En ese momento, estaba esperando a Ethan mientras el hablaba en una iglesia sobre el tema de la boda.


"El cofre maldito"


Beelzenef hizo este dibujo sobre otra escena con mi amigo el verdugo (sí, aunque tenga nombre y me lo aprenda alguna vez, lo seguiré llamando así) Por suerte, me escondí bien... (mentira, él sabía que estaba allí)


"Un toque femenino"


¡Oooh! ¡Kyra se casa! Había que hacer un diseño decente del vestido de novia, ¿no?


"Oscura claridad"


Cuando la todopoderosa máster decidió asesinar sin piedad a Hobsyllwin, realicé este dibujo tras dar a luz a Catherin (ya sé que desde el anterior dibujo han pasado demasiadas cosas, pero lo cierto es que no se ha dibujado nada en medio) Una familia feliz iluminada por la luz de la recién nacida. Aunque todos sabemos que Hob siempre estará ahí.


Y ahora, llegamos a los dibujos que se han hecho off-rol, no tienen nada que ver con la partida, pero aún así, la imaginación es un arma muy poderosa:


"El trasto endemoniado"


Realizado por Beelzenef. ¿Qué pasaría si Ethan trajera del mundo actual una cámara de fotos a Argonath? Haría una foto a Kyra, que se asustaría al ver aquel acto extraño, y la lanzaría. Obviamente, a Ethan solo le dará pena porque la ha costado mucho robarla...


"¿Que pasaría si...?


Y se cuela otro dibujo para mayores de edad. Bueno, a una servidora y jugadora, le encanta el personaje elfo oscuro llamado Drek. Y ya puestos... ¿por qué no puedo imaginarme que están juntos? Pero no os asustéis, eso es solo fuera de partida (a menos que algo pase dentro)


Para finalizar todo este repertorio, que menos que hacer un "autorretrato" de la máster y la jugadora, con lo típico que suele pasar al acabar una sesión:


"¡Quiero seguir!"




Bueno chicos, espero que os haya gustado esta entrada y que no os duelan los ojos al ver tanto garabato junto. ¡Seguimos roleando!

28 dic. 2011

Miradas al pasado

Hacía mucho que no compartía una convesación semejante a la que tuve con Drek. Cada vez que miro sus ojos, recuerdo a aquel muchacho que nunca admitiría que realmente estaba asustado después de presenciar aquellas desgracias, realizadas a manos de mi propio padre. Sin embargo, el tiempo no ha influido apenas en su tosca actitud.
Cuando miro atrás y recuerdo las circustancias en las cuales entablamos una extraña, pero bonita amistad, no puedo evitar que se me escape una leve sonrisa irónica al pensar que, a causa de un gran mal, ocurrió algo que al menos para mí fue una experiencia maravillosa.

Aún no puedo creer que realmente nunca conociera a donde llevaban mis pensamientos y, para que mentirme, sentimientos hacia él. Ya no es un secreto, pues... a estas alturas, ¿que importa ocultar un amor del pasado? Aunque siempre me lo negué a mí misma, y también supuse que jamás sería correspondido. Ahora que sé la verdad, no sé si me alegro o me entristece por algún motivo que desconozco.

Sentimientos que nunca he mencionado a nadie, que quedaron enterrados en mi más profunda pena al presenciar un día su mazmorra vacía. Ni Ethan, ni nadie sabrá de aquello, excepto quizá Aeryn que, con su capacidad de leerme la mente involuntariamente, podría saberlo si me pongo a pensar demasiado en ello. Espero que se quede como un secreto entre nosotros dos.
Pues... no hay que darle demasiada importancia. Y ya tenemos demasiada tensión en el ambiente.

[Nuevo diario II]

25 dic. 2011

Pensamientos para no compartir

Es agradable parar de este largo viaje, de nuevo en casa, pero con todos los recuerdos de una experiencia increible. Tan increible que mereceria la pena contarla en mitad de una buena compañia de entusiastas bebedores, en el que nadie da credito a las historias, por eso puedes sentirte seguro al mostrarla.

Es el mismo lugar pero a la vez muy diferente. Aquel dia en mitad del mar esta cubierto por una densa niebla, que ni siquiera quiero que desaparezca. Han llegado dias grandes, pero esa oscura nube en mitad del cielo sigue presente, vayamos a donde vayamos.

Catherin ha sido una luz, para todos. La miran con cariño, casi con adoracion. A veces no puedo evitar pensar que pasaria si ocurriera lo mismo que con Hob. Dos perdidas asi, y no creo que pudieramos soportarlo. Se ha creado una paz que quiero mantener, independientemente de que viajemos o que dejemos de hacerlo. Es una paz facilmente volatil, construida sobre los restos de un viaje muy desgraciado.

Seguir adelante, no dejarse arrastrar por el dolor. Aunque se descuiden algunas cosas, cosas menos importantes, hay cosas que se necesitan. Los que necesitan atencion son los que estan aqui ahora. Mas o menos presentes, mas o menos callados.

Sol con sus silencios significativos.
Aeryn en su vivacidad y alegria, leyendo pensamientos y adivinando emociones
Iefel, tardio y afectado por la desgracias que trae la guerra, con su curtido humor y miradas ausentes
Darius sigue con su (insidiosa) presencia aunque este lejos

Y un mundo en llamas en otro plano. Pero ya habra tiempo para pensar en ello

24 dic. 2011

Luz


Ya han pasado cuatro meses desde que las páginas del anterior diario se dieron escritas por completo. Parece irónico, pues asemeja que el fin de aquel libro tenía que coincidir con el fin de otras cosas.
Sin embargo, he estado deseando con todas mis fuerzas comenzar este nuevo diario. Y no es que no haya podido o no lo haya tenido antes... sino que he esperado el momento perfecto para ello. Quería dar comienzo con un toque colorido y alegre. Feliz, quizá. Si es que puedo definir felicidad a lo que me ha sucedido hasta entonces.

Pero ahora un nuevo rayo de luz y vida ha iluminado parte de todo ese abismo negro y colosal del que no he logrado ni consigo aún salir. Un gran dolor y fruto de mi vientre, pero me dolería más verla marchar.
Ahora mi luz descansa, al igual que yo. Ambas lo hemos logrado, pequeña. Deseo con todas mis fuerzas que goces de toda la felicidad y amor que yo, a pesar de esta oscuridad, pueda ofrecerte.

Bienvenida a nuestro pequeño y humilde mundo, Catherin. Prometo protegerte de todas las cosas malas y mostrarte todas las buenas que se hallan en él.

[Nuevo diario I]

Duelo

La tormenta nos arrastraba al mismisimo infierno. El final de todo esa historia llegaria mas rapido y mas contundente de lo que creia. Rass por fin habia aprendido a cortar de raiz un mal futuro, aunque fuera a traves de uno de sus acolitos.

Pero algo se interpuso en sus planes, y aun todavia desearia que no lo hubiera hecho. Hobsyllwin se lanzo al agua, para combatir a aquel elemental de agua que amenazaba con tragarnos. Nos mostro el final de la pesadilla con su esplendorosa forma de dragon plateado. Pero su sacrificio se llevo consigo la vida en la mirada de Ethan, y tambien parte de la alegria de Kyra, tal vez para siempre.

El habia salido cuando la tormenta ya habia parado y Kyra habia conseguido quedarse dormida. Cada vez estabamos mas cerca de la costa, y de nuestro destino. Se sento a mi lado y se puso a mirar a ninguna parte. Yo seguia escribiendo, preparado para cuando dijese lo que tuviera que decir

- Esto no va a quedar asi, lo sabes, ¿verdad? - me pregunto aun ausente
- Desde luego - conteste,
- Aun quedan cosas por hacer... pero si me dan la oportunidad, voy a acabar con todo esto - continuo, despues coloco una mano sobre mi hombro - Vamos a acabar con todo esto

Asenti, agradeciendo que permitiese el contacto fisico. No fueron necesarias mas palabras. Aeryn hacia su ritual de duelo, mirando al mar, bajo la mirada de Darius que la custodiaba, contagiado por el pesar.

Un dia gris para todos nosotros

19 dic. 2011

Vuela



A mi pequeño, a mi niño...
Siempre serás mi gran amor.
Solo espero... que allá donde estés puedas volar tan libre como siempre deseaste.

18 dic. 2011

Comienzos V

Hasta ahora siempre he hablado de mí como una niña dulce, tierna e inocente. Bueno, es una descripción perfecta para una elfa de "apenas" cincuenta y cinco años (once humanos). A esa edad, los elfos no pueden considerarse adultos o sabios, más bien todo lo contrario. Cuando cumplí mis veinte años descritos como ya he mencionado, en realidad ya poseía el cuerpo de una joven con fracciones poco definidas. Por lo que sí, era una niña.

Sí, fui una muchacha tierna y dulce. Hasta que le llegó la muerte a mi madre. Fue entonces cuando todo cambió para mí, incluida mi actitud. Entonces me planteé muchas dudas, con mi cuerpo, mi futuro... y no tenía ningún referente materno al que imitar. Por lo que recordé un viaje que hice en el cual conocí a una mujer que volví a ver pocas ocasiones. Me fascinó su mirada altiva, su talante y superioridad. Cabe destacar la frialdad y la poca confianza en los seres que le rodean. Y... comencé a tomar ejemplo de mi tía Lys.

Mi familia se fue dando cuenta. Mi padre me miraba con dulzura y yo le correspondía con simple cortesía. Mi hermano Iefel prefirió ignorar mi actitud afirmando que era solo una etapa. Esa visión de mí me pareció absurda por su parte, por lo que no le di importancia y me limité a entrenar. De vez en cuando, cada mucho, iba a ver a mi tía para aprender más de ella de forma discreta. Aunque mi padre no estuvo de acuerdo en numerosas ocasiones. Dorek... continuó creciendo y lanzando risotadas por todo. Aunque a mi en ese entonces me parecieron indiferentes, ahora sé que realmente me conmovía.


Tardé una década entera en averiguar que era aquella sombra que avisté una vez en mi escondite del castillo. Quizá aún estaba algo asustada, porque era probable que resultase ser de un espíritu, por lo que durante un tiempo no me acerqué demasiado al lugar donde la vi.

Hasta que un día, mientras dibujaba y escondía la colección de dibujos que hice en la etapa en la cual murió mi madre (por si alguien los descubría) escuché ruidos. No era ni un lamento, ni un grito desesperado, ni tampoco un sollozo. No, más bien eran sonidos que creo que siempre había estado escuchando hasta entonces, pero que no quise hacer caso hasta que, quizá, mi propia mente, estuvo preparada.
Era el sonido de una respiración suave, y el leve murmullo de unas cadenas que rozaban entre ellas.
Lentamente, y armándome de valor (y de mi espada) me acerqué a aquella parte de mi escondite abandonado por un tiempo. Encontré entonces, un pequeño hueco hecho en la pared, donde daba paso a un lugar bastante húmedo. Al entrar, llegué a una habitación en la que era imposible que un elfo, humano o cualquier criatura (exceptuando enanos, gnomos, y demás) se pudiera poner de pie. Por lo que entré gateando.

Allí lo vi. Una figura negra sentada algo lejos de donde estaba yo, que se movía y hacía rozar unas cadenas que rodeaban sus muñecas. Cuando posó su mirada en mí, roja como el fuego, sentí miedo, pero no el mismo de cuando encuentro un espíritu, sino... el miedo de descubrir algo nuevo. Agradable, pero inseguro. Solo un pequeño recoveco dejaba ver un pequeño halo de luz, que se posaba en la piel negra de aquel individuo y reflejaba un leve matiz del tono plateado de su cabello, largo.
Aquel muchacho de temprana edad, aparentemente, me miraba como si estuviera a punto de morderme o abalanzarse sobre mí. Pero no me dio miedo.

-¿Qué estás mirando?- Le pregunté con tono de desdén.

-Tu pálida cara de elfa de la superficie.-Respondió el muy cretino. ("¿De la superficie?", me pregunté)

-Al menos no parece que me han quemado la cara, elfo chamuscado.

-¿Qué haces aquí?-Preguntó ignorando mi respuesta.

-¿Qué te importa? Aquí el intruso eres tú.-Sin embargo en ese momento me sentía yo la intrusa. Comenzó a hablar en un idioma extraño del cual no entendí ni una palabra.-¿Puedes repetirlo en mi idioma, si tienes agallas?

-Cualquier cosa que diga será difícil de entender para ti.-Murmuró el elfo más sabio del mundo y que conocía el límite de mi capacidad mental.-Pero creo que es obvio que no soy un intruso.

-Bueno, no te conozco, este es mi escondite y... estás encadenado. Algo habrás hecho, y no creo que sea bueno.

-Soy un invitado.-Soltó una breve risa amarga haciéndome entender la ironía de sus palabras.- ¿De que te escondes?

-Ya... pues... no me escondo. Bueno, huyo de la lección de hoy. ¿Tú por qué estás aquí?-Mi curiosidad echó a volar antes de que me hubiera dado cuenta.

-Porque tengo mal caracter y muerdo, asi que no preguntes más.

-¿Me vas a morder? Já.-Solté secamente.- Ni siquiera puedes acercarte a mí. Y, te advierto que voy armada.

-Eso es un palillo de dientes en tus manos.-Y mi orgullo se vio mancillado...

-De lo bien que lo manejo, claro.-...hasta que de nuevo lo recuperé.

-Creo que tu lección ya habrá terminado... Pero tal vez siga aqui si vuelves.-¿Era una invitación? si que se aburría este individuo para aguantarme en esa etapa de mi vida, ¿no?

-Eso no lo dudo... sin embargo... estaría bien averiguar que haces aquí.-Sabría que resultaría inútil preguntar.

- Ya te dije que no preguntes.

-¿Puedo saber tú nombre al menos?-Mientras preguntaba escuché voces lejanas que me llamaban. "Kyra", Escuché. Era mi tutora, y no podía permitirme que averiguaran este lugar. Me giré en dirección a las voces mientras añadía:
-Tengo que irme, bueno, ya sabes el mío. Adiós.

Tras un leve quejido por parte de mi interlocutor, quizá por mis numerosas preguntas, me respondió.

- Drek... y tu nombre es muy raro.

-El tuyo si que es raro. Volveré y... seguiré preguntando.-Soltó una verdadera risa. Al menos supe que aquel Drek sabía reír de alguna manera.

Me fui dejando la estancia con solo su presencia. Me cuestioné numerosas cosas, como...¿Qué hace ahí?¿Le darán de comer o se estará muriendo de hambre?¿Merece de verdad estar en esas condiciones?¿Qué criatura es y que idioma habla? Toda esa nube de dudas me hizo desconectar hasta que me topé de frente con mi tutora. No, la lección no había terminado y ese día me la tuve que aprender.

Tiempo después lo cambiaron a una mazmorra algo más "cómoda". Solían ser para una mayor estancia por lo que... sería el momento perfecto para descubrir esos misterios que guarda un exterior entonces desconocido para mí.